|
El pequeño presentó un paro cardiorrespiratorio y requirió ventilación mecánica. (Foto: redes sociales)
El pequeño presentó un paro cardiorrespiratorio y requirió ventilación mecánica. (Foto: redes sociales)

MÉRIDA, Yuc.- Un bebé prematuro, que nació con 32 semanas de gestación y un kilo y medio de peso, se encuentra recuperándose y con buen estado de salud gracias al trabajo de especialistas del Hospital General Regional “Ignacio García Téllez” (T1) del IMSS.

Los padres del bebé Diego Nicolás Martín Arjona se encuentran felices por ver que su hijo evoluciona debido que presentó un paro cardiorrespiratorio, entre otras complicaciones que lo mantuvieron en riesgo pero ahora ya sale adelante gracias a los especialistas de la T1.

La titular del servicio de Neonatología, Ana Lavadores May, explicó que tuvieron que realizar una cesárea de urgencia para sacar a Diego del vientre de su madre.

Indicó que el pequeño presentó un paro cardiorrespiratorio y requirió ventilación mecánica.

Posteriormente, fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, donde después de permanecer 38 días hospitalizado, el pequeño logró sobrevivir y recuperarse, por lo que fue dado de alta el pasado 24 de diciembre, con un peso de un kilo 860 gramos.

Fridey Arjona Martínez, mamá de Diego, señaló: “ahora ya estamos con Diego en casita y estamos muy felices, así como eternamente agradecidos, y queríamos reconocer a los doctores, a los pediatras y las enfermeras que lo trataban con mucho amor. El trato fue muy hermosos, por parte de todo el personal de la T-1, contemplando a guardias de seguridad y terminando con los de intendencia, a todos ellos muchas gracias”.