|
La población de jaguares es de 4 mil 800 en todo el país. (Archivo/Sipse)
La población de jaguares es de 4 mil 800 en todo el país. (Archivo/Sipse)

Novedades Yucatán/MÉRIDA
En el país el jaguar está en peligro de extinción por la pérdida de su hábitat, por enfermedades que les transmiten los animales domésticos y por su cacería indiscriminada debido a conflictos ganaderos o como trofeo. 

Esto fue afirmado por el investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gerardo Ceballos, quien también es presidente de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar.

El especialista remarcó que en 1900 había más de 100 mil ejemplares de jaguar y actualmente hay la mitad, la mayoría de ellos en Brasil. 

En 2010, según un censo, había cuatro mil en México y en 2018, según otro recuento, la población de este felino aumentó a 4 mil 800, a pesar de la situación ecológica tan complicada que se vive en el país. 

El experto en conservación de fauna silvestre resaltó que para mantener a largo plazo la población de estos felinos y la diversidad biológica en nuestro territorio, son necesarias metas específicas y contar con políticas públicas claras en materia ambiental. 

Además se requiere incrementar el presupuesto de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) para apoyar a ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios de áreas refugio del jaguar.

Asimismo, recomendó consolidar la Guardia Nacional Ambiental para la protección de ésta y otras especies amenazadas, y de áreas protegidas.

Incremento

Cabe señalar que de acuerdo con el Segundo Censo aplicado en Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Colima, Sinaloa, Sonora y San Luis Potosí, en el país se tiene un registro de 4 mil 800 jaguares, lo que revela un incremento de 20 por ciento entre 2010 y 2018.

Esto ha sido posible como resultado de las acciones de protección y preservación forestal, lo que ha ayudado que el hábitat del felino más grande de América vuelva a ser repoblado con cifras esperanzadoras.

Muestra de ello, dijo, es que han habido zonas como el Calakmul donde el número de jaguares pasó de dos ejemplares por cada 10 mil hectáreas cuando se realizó el primer censo, a cerca de 10 jaguares en esas mismas áreas durante el 2018.

Esto se debe también a una campaña para proteger a este felino en peligro de extinción y a las acciones preventivas que advierten sobre el peso de cometer el ilícito de atentar contra esta especie.

Lo anterior ha sido el resultado de un esfuerzo conjunto entre el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), Fundación Telmex-Telcel, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y otras organizaciones, así como instituciones académicas.

(Con información de La Silla Rota)