|
Poco a poco llegaron turistas de diferentes partes del país y del mundo. (Novedades Yucatán)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉRIDA, Yuc.- Este otoño reabrió sus puertas la zona arqueológica de Chichén Itzá, donde tres personas procedentes de Texas, Estados Unidos, fueron los primeros turistas en ser recibidos, después de seis meses de que el sitio estuvo cerrado por la pandemia de Covid-19

Jennifer Pettier fue la primera, junto con su esposo e hija, en pasar a observar las estructuras con las que cuenta el lugar, pues desde hace algunos días llegaron al Estado y ya había asistido a la zona, sin embargo, continuaba cerrada, por lo que al saber que abrían hoy, regresaron para poder disfrutar del sitio. 

“Este lugar me parece maravilloso, hace más de 20 años vine y siempre había querido regresar, por lo que estos días nos decidimos, ya que nos encontramos en el Estado, principalmente porque mi hija de 16 años no lo conoce”, explicó. 

 

Para entrar hay que seguir los protocolos sanitarios. (Novedades Yucatán)

 

Después de ellos, poco a poco llegaban otros turistas de diferentes partes del país y del mundo. Sin embargo, la afluencia fue reducida, pues no se observaron las interminables filas que se hacían en la puerta para poder entrar como en meses anteriores. 

Ahora, sólo pueden ingresar 3 mil personas en el recinto, cuando antes el número era de 10 mil y en temporada alta de hasta 25 mil.

Margarita Cabrera, originaria de Monterrey, comentó que aprovechó que se encontraba en el Estado por trabajo para que junto con su esposo y sus padres visitaran una de las siete maravillas del mundo.

Reconoció que en la zona arqueológica y en todos los lugares que visitó de la entidad respetan de manera importante los protocolos de higiene. 

Hay que señalar que cada visitante tenía que cumplir con los protocolos sanitarios para evitar los contagios y atravesar por una cámara térmica con la que se mide la temperatura, donde si la persona presenta menos de 36 grados, no se le permite entrar y se le aísla en una sala donde decide esperar a sus acompañantes o retirarse. 

El director de Cultur, Mauricio Díaz Montalvo, explicó que el parador turístico que recibe a los turistas se adecuó para colocar la entrada y salida, la cual se ubicó dentro del “mercadito”, que es un área en la que alrededor de 90 comerciantes se instalaron después de mejorar el lugar.

 

Se colocaron dentro de la zona los puestos de los vendedores. (Novedades Yucatán)

 

También, se colocaron dentro de la zona los puestos de los vendedores, quienes recibieron instrucciones y cursos dados por el INAH para evitar contagios. 

Además, los turistas que cuenten con guía tendrán que realizar recorridos circulares en los que sólo observen El Castillo de Chichén Itzá y el Juego de Pelota, así como el Templo de las Mil Columnas. 

Por su parte, el director de esta zona arqueológica, Marco Antonio Santos Ramírez, declaró que el reto no es nada fácil, pues la intención es que no haya un rebrote que provoque el cierre, y por eso los recorridos guiados serán más fluidos y todos tienen que usar cubrebocas.



Cargando siguiente noticia