|
El museo Casa Azul mantiene intacto el espíritu de Frida Kahlo, pues pareciera que la pintora no ha muerto y sigue habitando la casa. (Foto: México es Cultura)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉRIDA, Yuc.- Ubicada en Coyoacán, uno de los barrios más bellos y antiguos de la Ciudad de México, la Casa Azul en la que habitó Frida Kahlo y Diego Rivera fue convertida en museo en 1958 , cuatro años después de la muerte de la pintora.

Si vives en Yucatán, para visitar este museo único en su tipo ya no tienes que viajar a la Ciudad de México y pagar tu boleto de entrada al recinto, puesto se habilitó un recorrido virtual por el que podrás ver cada detalle de esta maravillosa casa .

 

La Casa Azul. (Discovery Travel News)

 

Este museo resulta muy interesante de visitar no sólo por todas las obras de arte popular y colecciones de bellos objetos que guarda, sino porque mantiene intacto el espíritu de Frida Kahlo, pues pareciera que la pintora no ha muerto y sigue habitando la casa.

Hay que recordar que el espacio fue su hogar, por lo que hay una relación intensa entre Frida, su obra y su casa. Su universo creativo se encuentra en la Casa Azul, sitio en el que nació y murió. Aunque al casarse con Diego Rivera vivió en distintos lugares en la Ciudad de México y en el extranjero, Frida siempre regresó a su casona de Coyoacán.

¿Porqué se convirtió en museo?

Según la especialista Hilda Trujillo, el hogar de Frida se convirtió en museo porque tanto Kahlo como Rivera abrigaron la idea de donar al pueblo de México su obra y sus bienes. 

Diego pidió a Carlos Pellicer, poeta y museógrafo, que realizara el montaje para abrir la casa al público como museo. 

Desde entonces, la atmósfera del lugar permanece como si Frida habitara en él.

Cada habitación de la Casa Azul es única

La casa misma habla de la vida cotidiana de la artista. Por ejemplo, la cocina ―que es típica de las construcciones antiguas mexicanas, con sus ollas de barro colgadas en paredes y las cazuelas sobre el fogón― es testimonio de la variedad de guisos que se preparaban en la Casa Azul. Tanto Diego como Frida gustaban de agasajar a sus comensales con platillos de la cocina mexicana.

 

La cocina. (México es Cultura)

 

En su comedor convivieron grandes personalidades de la cultura y artistas destacados de la época: André Breton, Tina Modotti, León Trotsky, Juan O'Gorman, Carlos Pellicer, José Clemente Orozco, Sergei Eisenstein, el Dr. Atl, Carmen Mondragón, Aurora Reyes, entre muchos otros.

En la recámara que Frida usaba de día, permanece su cama con el espejo en el techo. Su madre lo mandó colocar después del accidente que Frida sufriera en un autobús, al regresar de la Escuela Nacional Preparatoria. Durante la larga convalecencia que la mantuvo inmóvil por nueve meses, Frida pudo iniciarse en el retrato.

Arte popular en la Casa Azul

Frida Kahlo y Diego Rivera contrajeron matrimonio en 1929. Aunque tuvieron muchos encuentros y desencuentros, desde el primer momento en que se instalaron definitivamente en La Casa Azul de Coyoacán, empezaron a utilizar diariamente y coleccionar aquellas muestras del arte popular del pueblo. 

 

El comedor. (México es cultura)

 

La pareja no sólo utilizaba los objetos de la vida cotidiana como mobiliario, vajillas, mantelería y trastes de cocina; también coleccionaban los objetos decorativos que eran agradables a sus desarrollos sentidos artísticos.

A través de este enlace recorre esta magnífica casa y observa como la conexión entre Frida Kahlo, su obra y su casa son eje del recinto. 

Con información de Hilda Trujillo y Graciela Romandía de Cantú

Cargando siguiente noticia