|
Un nuevo enfrentamiento por pepino de mar se registró en la zona de Río Lagartos y San Felipe.
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Luis Fuente/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- De nuevo surge la violencia en la zona de Río Lagartos y San Felipe, esto cuando pescadores de estas costas sorprendieron a sujetos capturando pepino de mar en veda, lo que causó un enfrentamiento en el que por lo menos una persona resultó herida y algunas embarcaciones quemadas.

El problema se originó debido a que surgió el rumor de que este domingo por la mañana se entregarían permisos para la captura de pepino de mar en San Felipe, por lo que llegaron pescadores de otros puertos a tratar de hacerse de algunas de las autorizaciones.

Pero las horas transcurrieron y las autoridades no se presentaban a otorgar los mencionados permisos, por lo que un grupo de pescadores de otros puertos se hicieron a la mar a realizar la captura del equinodermo.

Alrededor de las 11 de la mañana, cooperativistas de San Felipe y Río Lagartos también salieron al mar y a siete brazas –a la altura de las Coloradas- sorprendieron a tres lanchas de pescadores que capturaban el producto.

Esto causó una fuerte disputa, en la que uno de los pescadores sorprendidos cayó de una embarcación y resultó lesionado de un brazo al topar con la propela.

Las lanchas y los pescadores furtivos fueron regresados a la playa –en una zona conocida como cancuncito-, mientras que el herido fue llevado a la clínica San Carlos de Tizimín.

En protesta los pescadores quemaron lanchas porque las autoridades no han accedido a otorgar permisos para la captura del equinodermo, además de que se instalaron a las puertas de Palacio Municipal de San Felipe y bloquearon las entradas a la población.

Dos embarcaciones de pescadores “foráneos” fueron incendiadas ante la vista de cientos de pobladores, policías municipales y otras autoridades.

Los hechos violentos en San Felipe motivaron una amplia movilización de unidades antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública, que se mantenían a la expectativa, mientras otras autoridades dialogaban con los inconformes.

Cargando siguiente noticia