Manipulación, chantaje, sobornos... así opera la ONG 'Grupo Indignación'

Un inversionista, víctima de sus trampas, revela el 'modus operandi'.

|
Utilizan a los pueblos mayas a conveniencia. (Especial)
Utilizan a los pueblos mayas a conveniencia. (Especial)

El Gobierno federal acusó de incurrir en actos de corrupción a Grupo Indignación porque recibe recursos del extranjero con la intención de “parar” la construcción del tren maya, principal obra de infraestructura federal para el sureste del país.

çHasta ahora, ha recibido 620 mil 570 dólares de organizaciones internacionales para frenar los trabajos del nuevo ferrocarril. Además del tren maya, Indignación mantiene congelados 20 proyectos de inversión en materia de energía, pues, por medio de argucias legaloides –como supuestas afectaciones a comunidades mayas-, intervino directa e indirectamente para frenar parques de energía renovable.

Uno de los afectados, que pidió el anonimato porque está en litigio legal con Indignación, reveló la forma poco transparente de operar de este grupo en Yucatán y la península a través de utilizar a los verdaderos habitantes de las comunidades indígenas mayas.

En entrevista con Novedades Yucatán, afirmó que su proyecto de energía renovable realizó todas las consultas de ley en las comunidades indígenas del municipio de Ticul; pero la agrupación manipuló a los líderes y, con argucias legales, los obligó a “repetir” las encuestas, con el único objetivo de “reventar” el proyecto.

“Le comprobamos a las autoridades, y a los verdaderos líderes de las comunidades que el proyecto no afectaba a la fauna y flora; incluso, se les planteó mover hacia otro lado el punto en que se colocarían las celdas, como medida para agilizar su consentimiento en la consulta, pero no quisieron eso, solo querían indemnizaciones millonarias como la única forma de aprobar el proyecto ¿Cómo se interpreta entonces? Como mero chantaje”, apuntó.

Ahora lee: 

Grupo Indignación desestabiliza la paz social de Yucatán