Exigen mantener combate al robo de combustibles

Cierre sospechoso de 300 estaciones que se surtían de forma ilegal
|
En Yucatán, el año pasado se detuvo a por lo menos ocho personas relacionadas con la venta de gasolina robada. (Novedades Yucatán)
En Yucatán, el año pasado se detuvo a por lo menos ocho personas relacionadas con la venta de gasolina robada. (Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yucatán.- Las acciones de combate al robo de gasolina causaron que a nivel nacional 320 gasolineras dejaran de prestar servicio, sin rendir informes a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), lo que llevó al gobierno a sospechar que operaban combustible procedente de las bandas de huachicoleo, quienes dejaron de suministrar ese producto ante el asedio de las autoridades.

Dirigentes gasolineros de la Península de Yucatán pidieron a las autoridades federales indagar a fondo los casos de huachicoleo en la entidad y en la región, los que se han quedado solo en el aseguramiento de los bidones conteniendo el producto hurtado, pero no se llega a la cabeza de las bandas que operan este ilícito.

Y es que hacen la siguiente reflexión: “Son muy pequeños los márgenes de ganancia para poder seguir dando la gasolina barata, solo queda una opción para mantener esos precios, adquirir el producto de dudosa procedencia, a precios ínfimos y solo así inundar el mercado conesos precios”.

Los casos de huachicoleo en 2018 y 2019 fueron muy evidentes, y en la mayoría solo se evitó que siguieran las ordeñas, pero sin detenciones… “Entonces se necesita que haya mayor acción en contra de ese ilícito que afecta a los expendedores que pagamos impuestos y que generamos empleos para la región de la península”, apuntó un empresario que pidió la reserva de su nombre.

En Yucatán, el año pasado se detuvo a por lo menos ocho personas relacionadas con la venta de gasolina robada, además de que se sorprendieron en dos ocasiones cortes al gasoducto MéridaProgreso, donde se ordeñaba la línea conductora de gasolina del puerto de Progreso a la capital yucateca.

El caso más sonado fue el del pasado julio de 2018, en que se detuvo a tres personas relacionadas con el delito de robo de combustible, y por las operaciones de ordeña se originó una enorme explosión.

El incendió originó que la vía Mérida-Progreso fuera cerrada a la circulación por horas, con un saldo de una persona lesionada por quemaduras, dos autos calcinados y tres detenidos.

Respeto a este tema del huachicol, en declaraciones realizadas por el titular de la Profeco, Ricardo Shelfield Padilla, señaló que 320 gasolineras dejaron de operar a partir de que se incrementaron las acciones de combate al robo de combustible, lo que ha llevado al gobierno a sospechar que se surtían con huachicoleros que les dejaron de suministrar.

“No dieron aviso de que cerraban. Tratamos de averiguar en la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y nos dicen que no estaban obligadas a avisar sobre el cese de operaciones, pero bueno, ¿quién va a ir con las autoridades a decir que ya no va a vender porque se quedó sin producto?”, explicó.

Estos 320 establecimientos equivalen al 2.6 por ciento del total nacional, y con base en las verificaciones que se han realizado a gasolineras en los últimos meses, el estimado de la Profeco es que 8 por ciento de las estaciones de servicio del país, que son 980 establecimientos, cometen algún delito, ya sea porque no han permitido a los verificadores ingresar a las inspecciones que se han definido por sorteo, o curiosamente tienen mal calibradas solo las bombas en las que se hacen revisiones, con lo que no venden litros de a litro.