|

Tiempo ha que no le platico del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR); hoy lo hago con gran gusto, aunque el final me deja un sabor amargo, por la incongruencia, inconsistencia y deshonestidad de los resultados. 

Le comento que, al cierre del mes de febrero de 2020, el sistema de las afore administra recursos del orden de 4 billones 034 mil 984 millones de pesos, cifra muy cercana ya al 20% del Producto Interno Bruto (PIB); más adelante le diré en qué rubros principales se invierte el ahorro para el retiro de los trabajadores. 

Respecto de los rendimientos históricos generados por el Sistema, en forma nominal se ha alcanzado un 11.10%, pero, expresado en términos reales (sin aplicarles los efectos de la inflación), el rendimiento histórico del sistema ha sido del 5.31%. 

En mi opinión, si en casi 23 años que va a cumplir el SAR (1/07/2020), el rendimiento obtenido neto es de un 5.31%, dicho en otras palabras ese rendimiento es nada para la clase trabajadora. 

Imagínese usted que hace una inversión de 100 pesos y que, pasados 23 años, va y retira su dinero y que solo le dan 105 pesos con 31 centavos, porque eso “fue lo que generó el sistema”; qué poca ma… ¿no? 

A la fecha, el Sistema contabiliza 66 millones 200 cuentas individuales, de las cuales solo 47 millones 206 mil están debidamente registradas en una afore y más de 10 millones de trabajadores tienen una cuenta individual pero no están registrados por falta de información clara, oportuna y suficiente de la autoridad reguladora del Sistema y de las mismas afore que nada hacen por ir a buscar a esos trabajadores asignados y registrarlos, tal como lo mandata la Ley del SAR. 

Recuerden también que, a partir del 13 de diciembre anterior, se modificaron la estructura y los medios de inversión del ahorro para el retiro, al entrar en operación los llamados Fondos Generacionales, que, a primeras de cambio, han resultado tan frágiles que ya presentan serias, profundas y quizás muy prolongadas minusvalías, debido a la volatilidad de los mercados financieros provocada por el perverso Covid-19; pero parte les creo, parte no. 

Del ahorro acumulado en el SAR, se invierte en renta variable nacional el 5.52%; renta variable internacional, el 13.92%; en mercancías, el 0.37%; deuda privada nacional, el 16.72%; en instrumentos estructurados, el 6.12%; en FIBRAS, el 2.42%; en deuda internacional, el 1.26%, y en valores gubernamentales, el 53.66%. 

Me pregunto: ¿por qué no invertir mejor en valores que protejan el ahorro de los efectos de la inflación? 

Si el SAR ha dado en 23 años un 5.31%, hoy día el valor de la UDI es de $6.460353