|
Los médicos podrán suministrar las sangre artificial sin importar el tipo de sangre a la que éstos pertenezcan. (Archivo/Sipse)
Los médicos podrán suministrar las sangre artificial sin importar el tipo de sangre a la que éstos pertenezcan. (Archivo/Sipse)

Novedades Yucatán/MÉRIDA
El problema de la falta de sangre para los pacientes que han perdido gran cantidad de esta y que están en peligro de muerte, está a punto de finalizar, ya que científicos japoneses han logrado crear un tipo de sangre artificial, que es compatible con todos los grupos sanguíneos que existen actualmente en el planeta.

Este compuesto artificial, desarrollado por especialistas de la Facultad de Medicina de la Defensa Nacional de Japón, tiene la capacidad de adecuarse a todos los tipos que existen, además de mejorar las posibilidades de supervivencia en las personas que la requieran.

El destacado avance fue publicado en un estudio hace algunas semanas y se indica que este paso podría significar una mejor tasa de supervivencia en diversos casos clínicos, como lo son los accidentes.

Los expertos de Japón se enfrascaron en buscar un líquido vital universal el cual no corriera riesgo de ser rechazado por el paciente que lo requiera en un caso extremo.

La novedad de nuevo mecanismo artificial es que los médicos podrán suministrarla sin importar el tipo de sangre a la que éstos pertenezcan, lo que genera un amplio rango de posibilidades de mejorar los índices de tratamientos y supervivencia durante los años que vienen.

Sin embargo hay que enfatizar que por ahora los investigadores no han realizado pruebas de esta sangre en humanos, ya que sólo se han hecho aplicaciones del compuesto en conejos, de los cuales se han obtenido buenos resultados.

Los expertos están confiados y esperan también obtener resultados positivos cuando se haga las pruebas en humanos, ya que este líquido es moldeable a cualquier persona y no presentará problemas al ser aplicada a cualquier paciente, como tampoco resultará problemática almacenarla por largos periodos de tiempo.

(Con información de Fayer Wayer)