Yucatán vive su peor sequía en 30 años

El estado registra 33 días con temperaturas máximas igual o mayor a 37 grados Celsius
|
En la Península, sobre todo en Yucatán, hay una oleada de incendios. (Novedades Yucatán)
En la Península, sobre todo en Yucatán, hay una oleada de incendios. (Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yucatán.- Yucatán vive su peor sequía en 30 años, ya que hasta ayer se tenían 38 días sin lluvias, 33 días con temperatura máxima igual o mayor a 37 grados Celsius; 10 días con temperatura máxima igual o mayor a 38 grados; seis días con más de 39 grados y un día en el que se superó la barrera de los 40 grados Celsius.

Juan Vázquez Montalvo, meteorólogo y colaborador de “El Poder de la Pluma”, la sección Editorial de NOVEDADES YUCATÁN, destacó que esto solo es el inicio de la peor sequía en el Estado que este mes de abril podría parecerse a lo que se vivió en la de los años 1986 y 1962.

Ayer, la temperatura máxima se mantuvo cerca de los 35 grados Celsius hasta las 14:00 horas. No incrementó como los días anteriores por la permanencia del viento dirección noreste durante el día.

El meteorólogo indicó que, de acuerdo con las condiciones actuales, la sequía de 2020, sin entrar a su fase más intensa ya que está comenzando abril, concluirá de acuerdo con lo estimado hasta fines de mayo, cuando llegarían las primeras lluvias.

“Con esto ya se está haciendo historia. Se empata con la sequía de 2019 y se supera a las sequías intermedias de 1996, 2000, 2009, 2011,2018 y 2019. Además se perfila para ser una gran sequía histórica similar a la ocurrida en 1962 y luego en 1986”, alertó.

El experto del  Comité Institucional para la Atención de Fenómenos Meteorológicos Extremos de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) recordó que en 2019, una sequía atípica afectó a todo el estado de Quintana Roo; al noreste, este y sureste de Yucatán; al este de Campeche y en menor proporción, al resto de la península de Yucatán

“Previo a ello a principios de año 2019 el evento de ‘El Niño’ que surgió a finales de enero y desapareció al concluir junio,  provocó una ausencia total de lluvias hasta el mes de agosto en los tres estados de la Península de Yucatán. Hubo repercusiones graves en las cosechas, la mayoría no se lograron. Por ejemplo, la cosecha de caña de azúcar en el sur de Quintana Roo, no se logró y las lagunas y cuerpos de agua en el sur de la península de Yucatán, se secaron o quedaron al mínimo de agua”, mencionó Vázquez Montalvo.

En cuanto a este año, el ingeniero especialista en Hidráulica y Sanitaria egresado de la Uady destacó que se tuvo una temporada muy baja de frentes fríos y los que han llegado han sido secos, sin provocar lluvias.

“Desde finales de enero prácticamente, se adelantó la temporada de sequía 2020 que debería de comenzar a principios de marzo. Al anticiparse, lógicamente también inició pronto la temporada de incendios de maleza y monte ya seco en Yucatán, Campeche y Quintana Roo”, advirtió.

Agregó que según los modelos de predicción a largo plazo, abril será uno de los más secos y calurosos de los últimos años con temperaturas máximas de 40 a 42 grados Celsius, prácticamente durante todo el mes, lo que agravará la sequía.

“Esto se debe a sistemas anticiclónicos que se posesionarán de la zona, impidiendo la llegada de frentes fríos y la posibilidad de ocurrencia de lluvias. Lógicamente esto se verá agravado por la oleada de incendios que ya está en proceso y que incrementará en toda la Península, sobre todo en Yucatán”, puntualizó.

Finalmente dijo que las primeras lluvias llegarán con mayor seguridad, en los primeros días de junio.

“Comenzarán a fines de mayo pero serán irregulares, pues de acuerdo a las predicciones debe ser una temporada normal de lluvias, dentro del promedio. Sin embargo, así se pronóstico el año pasado y no ocurrió. Se recomienda a la población tome sus precauciones para evitar sufrir un golpe de calor. Que utilice ropas claras, consuma mucha agua, cuide su alimentación y esté  pendiente de niños y adultos mayores. Hoy doble contingencia en Yucatán, por el Coronavirus Covid-19 y por el calor fuerte que no da tregua”, concluyó.