|

Estamos viviendo una época llena de crisis por todas partes del mundo y, para terminarla de amolar, tenemos que defendernos adicionalmente del coronavirus que ya se anda expandiendo por varios países. Demasiada tensa y sensible ya se encontraba la gente con el tema de las feministas y este virus solo viene a derramar la gota del vaso, pero te anticipo que todavía faltan más gotas al respecto, pues, cuando se empiecen a cerrar fronteras, la economía se quedará totalmente estacionada por algún tiempo. Por eso debemos ser un poco más flexibles y tolerantes ante algunas situaciones y empezar por relajarnos nosotros mismos. Lo que pretendo en este artículo hoy es  ayudarte a relajarte para poder enriquecer y energizar tu mente.

Aquí cinco cosas que nos pueden ayudar a apapacharnos:

1.- Salir a caminar.-  Parece poca cosa, pero el salir a caminar, con música o sin ella, despeja la mente de una manera extraordinaria, independientemente de que se pueda hacer como ejercicio o por distracción, conocimiento de nuevos lugares o simplemente trasladarse a algún destino. Caminar te desconecta por un momento de tu presente para recordar algo del pasado o para pensar en algo futuro.

2.- Escribir.- Sin importar si es una palabra, una frase, una página, un artículo o un libro completo, trata de escribir tus pensamientos u opiniones de manera constante. Si lo llegaras a hacer disciplinadamente y por períodos mayores de 30 minutos, te darás cuenta de la cantidad de cosas que empiezan a salir de tu mente, que no sabías o no esperabas que pudieran salir.

3.- Contactar con la naturaleza.- Ubicándote donde más desees o te guste, la playa, la montaña, el monte o el bosque, escoge un lugar que haga que lo admires mucho y pudieras estar sentado simplemente disfrutando de él, sin pensar en nada más que el mismo paisaje. Este suele ser un gran distractor para el alma.

4.- Comer tus preferencias.- Tu nutriólogo seguro pensará lo contrario, a menos que tus comidas favoritas sean súper sanas y naturales. Si es así, felicidades, si no, disfrútalo de igual manera. De lo que se trata es de relajarte y consentirte, así es que come eso que tanto te gusta y regocíjate haciéndolo cuando más tenso te sientas.

5.- Desconéctate de redes.- Nada de esto va a funcionar si no logras desconectarte de las redes sociales y de tu teléfono celular,  que evitan que te relajes o enfoques en tu persona. Se lee fácil, pero para aquellas personas que viven pegadas de sus redes pudiera ser complicado tomarse tiempo consigo mismo.