|
La causa de la muerte fue asfixia por suspensión. (Archivo/Novedades Yucatán)
La causa de la muerte fue asfixia por suspensión. (Archivo/Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yucatán.- Un hombre de la tercera edad, que se volvió bebedor consuetudinario, decidió acabar con su vida y se ahorcó en su domicilio en Yaxché de Peón, comisaría de Ucú.

El cuerpo de M. C., de 72 años, fue descubierto por una vecina, quien al pasar por su casa vio que la puerta estaba abierta y como sabía que el septuagenario vivía solo decidió averiguar si estaba bien.

Debido a que el individuo no respondía a sus llamados, la mujer entró al domicilio y lo encontró ahorcado en un hamaquero, por lo que pidió ayuda a otros vecinos para descolgarlo.

Tras bajarlo, llamaron a los servicios de emergencia.

Al lugar llegó una ambulancia, pero los paramédicos solo confirmaron que el anciano había muerto.

Posteriormente, se presentó personal del Ministerio Público y Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado para efectuar el levantamiento del cadáver.

La autopsia practicada por el Servicio Médico Forense confirmó que la causa de la muerte fue asfixia por suspensión.

En lo que va de 2020, cuando menos han ocurrido 40 suicidios en Yucatán.

De acuerdo con la Unidad de Salud Mental de la Secretaría de Salud Estatal, la depresión es el detonador para que las personas atenten contra su vida y las causas son los problemas económicos, pleitos de parejas y en tercer lugar enfermedades terminales y adicciones.

Lo que ha llamado la atención de las autoridades de salud mental es que en las últimas semanas, el rango de edades de los suicidas va de los 20 a los 32 años de edad.