Tala “hormiga” va acabando poco a poco con la selva yucateca

“No es que alguien llegue y tale por completo, va por pedazos”, denuncian

|
La tala de árboles en las selvas yucatecas no se realiza de forma masiva como en otros estados. (SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉRIDA, Yucatán.- El 90 por ciento de la superficie de Yucatán es selva, pero ya no es de tipo primaria sino que casi todo es vegetación secundaria, lo que significa que en algún momento se afectó, se abandonó la actividad agrícola o agropecuaria que se hacía en la zona y la vegetación se regeneró, expresó el coordinador técnico de Pronatura Península de Yucatán (PPY), Efraín Acosta Lugo.

Precisó que de 1970 a la fecha, se ha perdido vegetación pues se ha identificado que ya no es la original, aunque en algunas zonas se ha recuperado. Indicó que el 50 por ciento de la deforestación en la entidad es ocasionada por la producción agropecuaria, es decir, por el uso de la tierra para el cultivo y la ganadería.

“Todo el inventario nacional forestal que se hace a nivel nacional, después de hacer las visitas de campo y las revisiones cartográficas con imágenes de satélite, determinan que la vegetación de Yucatán es secundaria, pero sí es aproximadamente el 90 por ciento del territorio es selva y desgraciadamente año con año seguimos tumbando y se siguen autorizando cambios de uso de suelo y se sigue perdiendo cobertura”, explicó.

Detalló que el problema es que muchas veces es polémico el tema porque como no es una vegetación primaria, los permisos son un poco más laxos y se otorgan con mayor facilidad, pero estamos hablando que un Nakahual de 15 años, que piensan que es joven y se tumba, por lo que se sigue perdiendo cobertura.

Se estima que al año se pierden entre 20 mil y 22 mil hectáreas de cobertura, lo que resulta preocupante, porque se pierde más de lo que se gana. La mayor parte de la afectación es por factores agropecuarios aunque también es por cambio de uso del suelo o modificación de algunas condiciones.

“Se pierde por pedacitos, primero se fragmenta, se hacen como islitas y luego se van separando, es un proceso a lo largo del tiempo, no es que alguien llegue y tale por completo, va por pedazos, hicimos un estudio hace un tiempo de cómo hemos ido perdiendo esto y hay zonas que se han mantenido por 40 años, hay zonas que perdieron y se recuperaron como la del oriente que más o menos empieza a recuperarse después de que fue la zona maderera más importante de Yucatán”, aseveró.

Precisó que Yucatán es el Estado del país que presenta mayor zona afectada para restaurar, pues acumula más de 100 años de impacto negativo, desde la industria henequenera, luego la ganadería y luego otras actividades, que han afectado a la vegetación y ahora es urgente detener la deforestación.

Cargando siguiente noticia