Tras elecciones, vuelta a la página

Daniel Uicab Alonzo: Tras elecciones, vuelta a la página

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Recuerdo haber leído acerca de un pueblo que se acongoja y llora cuando nace un bebé, porque no saben el futuro que le depara, además de la responsabilidad de su crianza que tiene la familia; por el contrario, cuando alguien muere se alegran porque ha cumplido su ciclo, dejó un legado y será recordado por sus buenas obras. Hay un símil en las fuerzas armadas con ese pueblo: los reconocimientos se otorgan después de concluir el encargo o de finalizar el tiempo de servicios. En una significativa ceremonia se despide a quien se retira, se lee una semblanza de su trayectoria y se le entrega una placa, escudo o divisa que marca este hecho trascendental en su vida. Muchos mandos navales siguen teniendo el aprecio de sus tripulaciones.

Algo así debería ocurrir con los cargos públicos. Quienes resultaron ganadores en la elección pasada, no deberían estar felices sino preocupados por la responsabilidad que se echaron a cuestas, porque gobernar no es tarea fácil –aunque alguien así lo consideraba y en menos de tres años ha demostrado lo contrario–, como tampoco lo es ocupar una curul o escaño, porque legislar no es sólo levantar el dedo en el Congreso, quienes así lo hacen pasan sin pena ni gloria en las legislaturas, sólo les interesó la generosa dieta y otras canonjías que conlleva ser senador o diputado.

También es cierto que debemos conocer nuestros alcances y limitaciones, es decir, nuestras competencias, para qué somos aptos y qué nos gusta hacer y hacerlo bien, de lo contrario el camino será arduo, lleno de insatisfacciones y desencantos. Esta realidad les dará en el rostro a los futuros gobernadores, diputados, alcaldes y regidores, sobre todo a los que incursionan por primera vez en la política y peor en estos tiempos en que se nos ha dividido al grado que hasta nos hemos enemistado por defender a X o Y partido,una ideología o candidato que ni conocemos, como si nos los agradecieran.

Es tiempo de pasar la página, porque el lunes, después de la culminación de “las elecciones más importantes de nuestra historia” (el proceso sigue con el cómputo oficial, claro), usted, yo y la inmensa mayoría de los mexicanos nos levantamos a realizar nuestras actividades cotidianas: los estudios, el trabajo, los negocios, etc. No percibimos un cambio en nuestras vidas, seguimos siendo los mismos, tratando de salir adelante, de buscar el sustento, educar a nuestros hijos, forjando sueños, porque ningún partido o político nos puede dar lo que no logremos por nosotros mismos, lo cual disfrutamos más.

Habrá quien diga estar “feliz, feliz” aunque haya perdido espacios de poder; o quien eche las campanas al vuelo por haber tenido “carro completo” o por recuperar cargos. Nosotros, simples mortales, debemos reencontrarnos con los amigos, es hora de darnos un abrazo virtual y continuar nuestras vidas sin esperar nada de nadie. Como dijera un ex presidente, que no nos molesten, así nos ayudarán. Como muchos que queremos un mejor país, con lo que cambió aquí y allá, yo no estoy feliz, sí muy contento.

Anexo "1"

Militares, deportistas y artistas…

Hubo de todo, como en botica; y habrá surtido rico. Deportistas, actrices, cantantes, futbolistas, luchadores, presuntos “narcos” y hasta militares incursionaron esta vez en la política. Con el lema #FuerzaMilitar, 28 militares en retiro (entre ellos 16 mujeres) encabezados por un general comenzaron a idear en marzo cómo incursionar en la política activa de Naucalpan, Estado de México, abanderados por el Partido Encuentro Solidario (PES), aliado del presidente López Obrador. No pidieron permiso para postularse, pero dijeron que lo harían si ganaban. Para fortuna de los mexiquenses, no prosperó su intento de ganar las elecciones, y el PES perderá su registro nacional al no haber alcanzado ni el 3% de la votación.

Y sobre los bisoños surgidos del deporte y la farándula que resultaron electos para algún cargo, la mayoría diputados, esto comprueba que cualquiera puede llegar al Congreso… y hasta a la Presidencia, lo cual no quiere decir que sean aptos.

Cargando siguiente noticia