Yucatán: A sus 4 años, el pequeño Ian le ganó su primera batalla al cáncer

Aún le falta para derrotarlo por completo, pero ya dio un gran paso al concluir la etapa de quimioterapias

|
Ian tocó la campana para anunciar el fin de sus quimioterapias. (Daniel Sandoval/Novedades Yucatán)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉRID, Yucatán.- Luego de tres años de consultas médicas, valoraciones, estudios y una recaída, el pequeño Ian, de cuatro años de edad, pudo hacer sonar la campana de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer, IAP. (Amanc) Yucatán, para anunciar que logró pasar a la etapa de vigilancia médica durante la cual ya no recibirá más quimioterapias.

Durante dicha etapa, que durará cinco años, Ian se mantendrá bajo observación de los médicos para vigilar y asegurar de que el cáncer que le detectaron desde que tenía año y medio no regresó.

Su madre, la señora Rebeca Zapata, platicó que al año de nacido a Ian se le inflamó una parte de su cara y a caminar con dificultad por lo que comenzaron las visitas al doctor para detectar qué pasaba en su cuerpo; luego de algunos diagnósticos erróneos, los médicos detectaron que tenía cáncer infantil.

“Empezamos a ir con médicos y nos decían que era un ganglio y con lo de su piernita que era una lesión y así empezaron los estudios y no salía nada; de repente le mandaron a hacer una resonancia y ahí vieron que tenía lesiones en su cabecita y lo de su cara era un tumor, pues así empezamos con él”, recordó.

Luego de la detección del tumor, Ian fue canalizado e internado en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del hospital “Ignacio García Téllez) T1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde le diagnosticaron histiocitosis de células de Langerhans, un tipo de cáncer que daña el tejido o produce lesiones en uno o más lugares del cuerpo.

Posteriormente, iniciaron las quimioterapias ambulatorias durante un año y logró salir bajo vigilancia médica durante dos meses, sin embargo, el cáncer regresó y con ello las quimios, estudios e idas y vueltas al hospital, que cada vez eran más cansadas debido a que la familia es oriunda de Campeche.

“Somos de Campeche, al principio fue muy difícil porque estaba yo sola con él y era un bebesito, mi esposo trabajaba mucho y no podía estar conmigo, pero bendito dios hemos salido adelante, Amanc nos ha ayudado bastante con el apoyo moral, medicamentos y todo lo que hemos necesitado”, reconoció.

Cáncer le provoca diabetes insípida

Como consecuencia del cáncer le quedó como secuela la diabetes insípida, que es un trastorno del metabolismo de la sal y el agua caracterizado por sed intensa y mucha orina, debido a que las lesiones fueron en su cabeza que afectó a su hipófisis.

Resaltó que no se sabe por cuánto tiempo el pequeño vivirá con las secuelas, pero afortunadamente hasta hoy los tumores, que son los más peligrosos, ya no están en su cuerpo.

Para las mamás que se encuentran en una situación similar a la de su hijo y su familia, agregó que deben ser muy fuertes porque no es fácil, se tienen que aguantar muchas cosas y tristezas durante el camino, pues se quiere salir corriendo.

“Ahora lo que toca son consultas cada determinado tiempo y le harán estudios también para determinar que no haya signos de una recaída, cada mes deberemos regresar a Mérida, a la UMAE donde lo atienden para sus consultas y valoraciones durante cinco años”, concluyó.

TAMBIÉN TE PODRÍAN INTERESAR:

Yucatán: A gritos pedía regresar con su esposa; su suegro lo mata de un escopetazo

Abrirá en Yucatán una empresa que ofrecerá supersalarios a sus empleados

Yucatán: Buena venta de casas durante la cuesta de enero

Cargando siguiente noticia