Auguran crisis para los albañiles yucatecos por cancelación del subsidio federal a la vivienda

Calculan que 45 mil alarifes del Estado se quedarán sin empleo al desaparecer el Gobierno Federal el subsidio a la vivienda.

|
La mayoría de los alarifes labora en las casas que otorga el Infonavit, por lo que la afectación es grave al haber este recorte. (Novedades Yucatán)
La mayoría de los alarifes labora en las casas que otorga el Infonavit, por lo que la afectación es grave al haber este recorte. (Novedades Yucatán)

Óscar Chan/Novedades Yucatán
MÉRIDA, Yucatán.- Con la cancelación del subsidio federal a la vivienda, unos 45 mil alarifes en Yucatán se quedarán sin empleo al “paralizarse” las obras de construcción, ya que al no haber recursos suficientes para edificar casas los constructores desistirán de contratar al mismo número de empleados al que se acostumbraban años atrás.

El secretario general del Sindicato de Terraceros y Trabajadores de la Construcción, Similares y Conexos de Yucatán, Eusebio MooTec, reconoció que con la cancelación de este subsidio por lógica se espera una disminución de los empleos en todo el Estado, lo cual ha empezado a ocurrir.
Explicó que como el Gobierno Federal retiró este subsidio, los empresarios no van a construir casas para vender y eso representará un golpe para el pueblo trabajador, sobre todo para los que se dedican al área de la construcción.

“Si un obrero no puede tener el ingreso para adquirir una vivienda, pues no va haber trabajo para la construcción y en todo lo que abarca los 106 municipios se van a paralizar. Quedarán sin empleo unos 45 mil alarifes, pues los constructores no tendrán el recurso para seguir operando”, apuntó.

Como informamos el pasado 23 de diciembre, el dirigente local de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), Armando Valencia Castillo, informó que con la cancelación del subsidio federal para la vivienda, Yucatán perderá este año mil 225 millones de pesos por la cancelación de 3 mil 500 casas-habitación de tipo social que ya no se construirán.

En ese sentido, Moo Tec refirió que en lo que se analiza bien este panorama, muchos de los albañiles ahora se van a su milpa, apiario, salen a hacer albarradas o a chapear terrenos; incluso algunos se convierten en “viene viene” para obtener ingresos para mantener a sus familias.

“Ojalá y se regrese ese subsidio o se busque otro mecanismo para que los obreros puedan tener acceso a la vivienda; es un problema muy grave, porque al final los que pagamos somos nosotros los alarifes”, reconoció.

Dijo que actualmente los constructores de vivienda operan a 15 o 20 por ciento de su capacidad, pues los que están a 70 u 80 por ciento son empresas que trabajan en obras privadas, que edifican hoteles y plazas comerciales.

Remarcó que la mayoría de los alarifes labora en las casas que otorga el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), por lo que afectación es grave al haber este recorte.

“Los constructores ahora contratan a muy pocos albañiles. Vamos a esperar a que se ‘asiente’ la situación, entendemos que apenas están entrando las administraciones y por lo menos cuando hay cambio se llevan entre 6 y 8 meses para que se puedan reactivar las obras”, anotó.

Adelantó que planean solicitar una audiencia con el gobernador Mauricio Vila Dosal y con el alcalde Renán Barrera, con la finalidad de buscar alternativas de apoyo que ayuden a los alarifes a salir de esta crisis.

“Los 45 mil alarifes que están pasando por la crisis son de todo el Estado, pues muchos no están afiliados pero trabajan por su cuenta e igualmente tienen derecho a trabajar, aunque el recorte es para todos”, reconoció.