En Yucatán, ser de "Talla Baja" se considera una discapacidad

Con la aprobación en mayo del Día Estatal de las Personas de Talla Baja y la modificación en la ley para evitar la discriminación, se logra dar inclusión a este sector de la sociedad

|
Las personas con acondroplasia tienen que luchar todos los días contra muchos obstáculos físicos, pero indudablemente la mayor barrera es la discriminación. (Foto de sinembargo.mx)
Las personas con acondroplasia tienen que luchar todos los días contra muchos obstáculos físicos, pero indudablemente la mayor barrera es la discriminación. (Foto de sinembargo.mx)

MÉRIDA, Yucatán.- Fue en mayo pasado cuando el Congreso local, por unanimidad, declaró al 25 de octubre como Día Estatal de las Personas de Talla Baja y se aprobó modificar la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación en el Estado, en donde ya se contempla como una discapacidad en Yucatán la condición de talla baja, dando de esta manera, un gran paso en materia de inclusión y en el otorgamiento de derechos y oportunidades para quienes viven con esta condición.

Estas aprobaciones se hicieron debido al trabajo que realiza la agrupación Gente Pequeña Mérida, presidida por Geisell Valdez González, quien propuso a los legisladores locales implementar un día estatal, como ya lo tienen otros 18 estados del país, además de considerar esa condición como una discapacidad.

El diputado Manuel Díaz Suárez, quien pertenece a la Comisión Especial para el Desarrollo Humano e Inclusión de los Grupos en Situación de Vulnerabilidad, dijo que se planteó una iniciativa en donde se le dé seguridad y se impulse los derechos que tiene este sector, los cuales hasta este momento son invisibles.

“Lo que se busca es que se tengan las condiciones adecuadas para este sector de la población. Un ejemplo son las oficinas gubernamentales que no están acondicionadas para que puedan acudir a realizar sus trámites; también se requiere adecuar los baños públicos, el transporte y en general todos los servicios”, explicó.

Recordó que la idea de aprobar el Día Estatal de las Personas de Talla Baja es que se les tome en cuenta y se realicen actividades para hacer conciencia de  la importancia de incluirlos en la sociedad, a través de la iniciativa que ya fue aprobada, lo que significa un importante paso.

“Lo que se busca es que estas personas estén incluidas y sean respetadas, por lo que se tiene que trabajar para ello. Al decretar el Día Estatal de las Personas de Talla Baja, se busca que el Gobierno, así como las instituciones públicas y privadas tengan ese día pendiente para que realicen actividades para concientizar que estas personas deben ser respetadas y tomadas en cuenta”, precisó.

El legislador indicó que se debe buscar que no sean vulnerados los derechos de estas personas y, por tanto, no se les discrimine.

No obstante, la aprobación del día estatal y que se considere como una discapacidad no debe de ser lo único que se haga por ellos.

También, dijo, se debe abrir una lista de actividades en la parte legislativa para otorgarles garantías; un ejemplo es el acceso universal que se les ha dado a las personas con discapacidad motriz, “algo así se busca con ellos, paraser tomados como parte de una sociedad”. Consideró que estas personas han sido invisibles, no les han dado su lugar, no son tomados en cuenta para la entrega de apoyos especiales, como becas, incluso a algunas se le niega y, en ocasiones, son consideradas no aptas para algún trabajo.

“He tenido la oportunidad de hablar con ellos y la mayoría cuenta con un trabajo, pero no dudan que han sido discriminados por lo que no tienen suficientes oportunidades”, indicó.

El legislador señaló que se estima existen entre 100 y 120 personas reconocidas u organizadas en grupos de gente pequeña o talla baja; pero no existe un censo oficial que revele la cantidad exacta de este sector de la población.

Recordó que en algún momento se trató de realizar una investigación para saber cuánta gente pequeña hay en el Estado, lo cual no significaba que se les fuera a dar todas las oportunidades que merecen.

La enfermedad que tienen las personas de talla baja es la acondroplasia, la cual se trata de una configuración genética que impide que tengan cierto desarrollo en su sistema esquelético; los huesos largos no se desarrollan con la longitud que se necesita.

“Se entiende que en algunas zonas de los huesos largos que está en los extremos del cuerpo en ciertos años se desarrollan cartílagos y de ahí se van multiplicando las células que le dan longitud a los huesos que posteriormente se calcifican y es cuando las personas alcanzan una estatura, por lo que ellos tienen un problema genético que no pasa eso en sus cuerpos”, explicó Díaz Suárez.