En medio Yucatán pueden sembrarse peces

Una investigación del Cinvestav señala que la mitad del territorio yucateco es apto para la acuacultura.
|
Los recursos del mar están sobreexplotados en Yucatán, aseguran investigadores del Cinvestav Mérida; por ello, promueven la acuacultura como alternativa económica. (Notimex)
Los recursos del mar están sobreexplotados en Yucatán, aseguran investigadores del Cinvestav Mérida; por ello, promueven la acuacultura como alternativa económica. (Notimex)

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- Yucatán ofrece un potencial valioso para el desarrollo de la acuacultura, por su clima, calidad del agua marina o dulce y su ubicación geográfica, factores de importancia fundamental para el desarrollo económico de la región.

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores del Cinvestav Unidad Mérida y difundido por esa institución científica, publicado por la agencia de noticias Notimex, el trabajo pesquero y acuícola de Yucatán proporciona empleo de manera directa a cerca de 15 mil familias y de forma indirecta para más de 45 mil.

Además, a nivel nacional la entidad se encuentra dentro de las 10 con mayor producción pesquera, motivo por el que los especialistas del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados participaron en la elaboración de un “Plan rector para el desarrollo de la pesca y la acuacultura sostenibles de Yucatán”.

Puede interesarte: crean en Yucatán sistema satelital para rescate de pescadores

El proyecto de investigación fue coordinado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) y financiado por el gobierno de Yucatán, con el objetivo de analizar los factores que limitan el pleno desarrollo pesquero y acuícola sustentable de la entidad.

De acuerdo con el estudio del Cinvestav, en Yucatán hay 15,000 familias que viven de la pesca y de la acuacultura

El plan también considera la conservación de los recursos naturales asociados a la pesca y acuacultura, con el propósito de mejorar las oportunidades de generación de ingresos para los habitantes y contribuir a la mejora nutricional en zonas rurales e indígenas del estado peninsular.

El diagnóstico documental y análisis sobre fortalezas, oportunidades, debilidades o amenazas (FODA) de la pesca y la acuacultura del plan estuvo a cargo de Víctor M. Vidal y Miguel Ángel Olvera, investigadores del Cinvestav Mérida, además revisaron el tema de la sanidad y bioseguridad.

También realizaron talleres participativos con los actores sectoriales, representantes de las organizaciones del sector social, empresarial, gubernamental y académico, donde se analizaron seis ejes temáticos: recursos pesqueros, institucionalidad y normatividad, mercado, infraestructura y tecnología, medio ambiente, social, y recursos humanos.

Algunas de las conclusiones que plantea el estudio indican que los recursos pesqueros más importantes de Yucatán, como el pulpo, mero y pepino de mar, se encuentran sobreexplotados y el enfoque poblacional en pesquerías no es suficiente para su manejo sustentable.

Hacer frente a ese reto implica un ordenamiento estricto, reforzar la vigilancia y coordinación interinstitucional para la aplicación de las leyes, además de fortalecer el conocimiento sobre especies potenciales de comercializar y generar valor agregado a los productos, resaltó.

De igual modo, es importante consolidar buenas prácticas sanitarias en los procesos productivos a fin de mejorar la comercialización a nivel nacional e internacional.

La investigación también señala que en las dos últimas décadas, el cultivo de peces de ornato, camarón y tilapia han mostrado casos de éxito y los estudios preliminares de zonificación generados señalan que 50 por ciento del territorio yucateco es apto para el desarrollo de la acuacultura.