14 de Diciembre de 2018

Quintana Roo

Ponen filtro a coyotes en el Ministerio Público

Ahora los abogados necesitarán aparte de su título un certificado de juicios orales, con el objetivo de detectar a timadores.

Esta disposición general también está enfocada a erradicar la corrupción entre los funcionarios públicos. (Redacción/SIPSE)
Esta disposición general también está enfocada a erradicar la corrupción entre los funcionarios públicos. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Ponen filtro a coyotes en el Ministerio Público Compartir en Twiiter Ponen filtro a coyotes en el Ministerio Público

Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- El nuevo sistema acusatorio que entrará en vigor en este año va a requerir que no solamente los abogados tengan titulación, sino que estén certificados en juicios orales; la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) desde hace dos semanas lanzó una campaña para detectar “coyotes” o pseudo-abogados: el pasado fin de semana fue denunciado uno de ellos.

Todos los agentes del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) tienen la instrucción, por parte de la Dirección de Averiguaciones Previas, de que cualquier litigante o defensor de algún detenido debe de presentar su cédula profesional o de lo contrario no será admitido y será retirado de las oficinas ministeriales.

Esta disposición general también está enfocada a erradicar la corrupción entre los funcionarios públicos y serán sometidos a un procedimiento legal de caer en algún delito de estos.

El titular de esta dirección, Ludwig Arjona Vivas, exhortó a la gente que llega a las instalaciones de la Subprocuraduría de Justicia de la zona norte a realizar algún trámite legal, a que no se dejen engañar por personas que se hacen pasar como abogados, porque sólo se dedican a timar a la gente.

El sábado 20 de los corrientes la señora Jeidi Yojana Tabora Valle acudió a las instalaciones de la dependencia estatal para saber la situación jurídica de su esposo, José Luis Cámara Ake, quiee se encontraba detenido por el delito de daños por un hecho de tránsito.

Antes de que pasara a ver al agente del MPFC fue interceptada por una mujer, que dijo ser trabajadora de la dependencia, se identificó como licenciada Guadalupe Grajales, a quien describió como de 40 años, delgada y cabello teñido.

La supuesta abogada le dijo que el caso de su esposo estaba muy grave, de hecho le comentó que ya había hablado con él y que ella llevaría su asunto, pero primero necesitaba que le dieran 20 mil pesos.

Su suegro, José Cámara Mezquita, como no tenía esa cantidad y por la angustia de que se fuera a quedar detenido su hijo, a solicitud de Guadalupe Grajales le firmó un pagaré por esa cantidad y le entregó su credencial de elector.

La supuesta abogada lo presionó para que firmara el documento porque el MPFC iba a mandar a su hijo a la cárcel, no sabían qué hacer por eso aceptaron lo que les dijo Guadalupe Grajales.

En todo momento creyeron en ella, porque se paseaba por los pasillos y actuaba de manera muy familiar, entraba y salía de las instalaciones de la Policía Judicial del Estado (PJE).

Lo que les hizo sospechar fue cuando la supuesta licenciada le habló a la hermana de su esposo, que vive en Estados Unidos, para angustiarla, le pidió que le depositara seis mil pesos, de lo contrario iba a trasladar a su hermano a la cárcel. La hermana del acusado se los depositó.

Durante el tiempo que permanecieron en las instalaciones, la mujer les dijo que estaba “bien parada” en la Procuraduría y que se necesitaba mucho dinero para comprar a las autoridades.

Descubrió que sólo era una timadora, cuando habló con un agente del MPFC de la mesa de guardia, quien le dijo que ellos no estaban pidiendo dinero y que Guadalupe Grajales no trabajaba en la dependencia, se dedicaba a engañar a la gente.

Fue entonces que le exigió que le devolviera el pagaré, la credencial de elector de su suegro y los seis mil pesos que le depositó su cuñada: no les regresó el dinero.

Por estos hechos la joven esposa inició la denuncia 3649/2007 por los delitos de extorsión, amenazas y lo que le resulte en contra de Guadalupe Grajales; la amenazó con mandarla a la cárcel, golpearla.

La dependencia estatal además de tener identificada a Guadalupe Grajales como una persona que se dedica a estafar a la gente y que no tiene cédula profesional que la respalde como licenciada en derecho, también tiene ubicado a un sujeto de nombre Oscar Anaya, quien también se dedica a lo mismo que Grajales.

Según las autoridades de la PGJE hay más personas que se dedican a “coyotear” o se dicen ser abogados, llegan a las instalaciones judiciales principalmente los fines de semana, que es cuando la policía detienen a más personas que en un día normal.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios