11 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

¿Alcaldes reelegibles?

El 2018 está cerca y en el tema político viene con gran morbo, sobre todo lo que tiene que ver con quienes buscaran la reelección...

Compartir en Facebook ¿Alcaldes reelegibles?Compartir en Twiiter ¿Alcaldes reelegibles?

El 2018 está cerca y en el tema político viene con gran morbo, sobre todo lo que tiene que ver con quienes buscaran la reelección y por otra a quienes postularán los demás partidos, sobre todo el PRI que tiene en Raymundo King de La Rosa a su principal enemigo, ya que se ha convertido en un lastre para que el priismo vuelva a estar unido.

La capital del estado, cuyo presidente municipal Luis Torres Llanes tiene otra fisonomía, el trabajo que ha realizado de cara a la ciudadanía y sin mayores excesos de poder le brinda al alcalde capitalino una amplia ventaja en el tema de la reelección; inclusive sino la buscara y contendiera como candidato a diputado federal en estos momentos tendría una victoria contundente.

Los encantos del poder son innegables. Como lo son algunos de los buenos éxitos de su gobierno. Actualmente la estabilidad política, en sí misma, es una conquista importante del gobierno de Torres Llanes, pero hay otras más importantes, como la de haberle otorgado dignidad y representación a la población y  dar resultados en la reducción de la pobreza y el crecimiento de la economía. Si todo ello marcha “bien”, ¿por qué no, entonces, permitirle mayor prolongación en el poder?

El PRI tiene muy pocas cartas fuertes para ganar la presidencia municipal de la capital el año siguiente, sobre todo que les garanticen una buena cantidad de votos; una de ellas es Alondra Herrera Pavón y la otra es Cora Amalia Castilla Madrid; las dos son mujeres de carácter y decisión que podrían darle un nuevo respiro al tricolor, respiro que su actual líder estatal esta extinguiendo poco a poco ante su terquedad de permanecer en la presidencia. Y es que ahora con la reelección existen algunos ambiciosos presidentes municipales y diputados que aspiran, es más, se frotan las manos y pulen los colmillos para hablar demagógicamente de política.

Hay alcaldes que merecen la reelección porque en realidad se han dedicado a gobernar bien, a realizar obras y a ponerse a chambear en lugar de dedicarse a grillas. Alcaldes como Paoly Perera, Cristina Torres, Emilio Jiménez, Laura Fernández, José Dolores Valadez y desde luego Luis Torres sin problema ganan si hoy fuera la reelección; pero también hay alcaldes como Juan Carrillo, Alexander Zetina Aguiluz, Perla Tun y Remberto Estrada que simplemente la ciudanía les dará las gracias por tan insípido trabajo. Es cierto, quizás ya quedó obsoleto el viejo adagio de "no reelección", y debamos dar paso a que tengamos tiempos de estabilidad y crecimiento con la presencia de quienes demuestran ser aptos para gobernar.

Será en los próximos meses, que los propios ciudadanos darán la calificación a los alcaldes, y poder decir si están cumpliendo a sus gobernados. Recordemos que el 10 de febrero de 2014 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia política electoral. En dicho decreto de reforma constitucional, se modificó el artículo 115 de la Carta Magna, para permitir la elección consecutiva (reelección) de los integrantes de un Ayuntamiento, pero se estableció una restricción constitucional para que dichos candidatos fueran postulados por el mismo partido político o por un partido político integrante de una coalición que originalmente los había postulado en la elección anterior donde había resultado ganadora la planilla de Ayuntamiento. Mientras que el artículo 116, fracción II, párrafo segundo se reformó para permitir la elección consecutiva o reelección de los Diputados Locales integrantes del Congreso del Estado, hasta por cuatro periodos consecutivos.

Los partidos políticos en Quintana Roo –se quiera o no ver así– están en una disyuntiva interesante, porque la reelección está convertida en una verdadera “olla de presión”, ya que por un lado alientan la participación política de sus cuadros, mientras por el otro quienes están en el poder –desde regidores, alcaldes y diputados locales– desean permanecer en el encargo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios