Alejandro Fernández cumplió y superó las expectativas

Tras la reprogramación de fecha en la ciudad, bajo el marco de su gira Hecho en México, El Potrillo consintió al público cancunense con una inolvidable velada.

|
Foto: J. Díaz
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
A pesar de la lluvia que se registró la noche del sábado en Cancún, Alejandro Fernández llegó varias horas antes al estadio Andrés Quintana Roo para afinar todos los detalles y entregar lo mejor a su público cancunense, que desde hace meses esperaba su llegada. 
Foto: J. Díaz
El plazo se cumplió y desde muy temprano las filas para ingresar al recinto eran interminables, cerca de 5 mil personas dispuestas a entonar cada uno de los éxitos de "El Potrillo", ocuparon sus localidades ansiosas por ver a su ídolo. 
En punto de las 9:45 las luces del recinto se apagaron y en medio del mariachi apareció el cantante, ataviado con su inigualable traje de charro, provocando ensordecedores gritos que fueron acompañados por aplausos, que Alejandro Fernández no pasó por alto y agradeció, para luego arrancar el concierto con el tema Tantita Pena, siguiendo con Es la Mujer, Estos Celos y Estuve. 
Foto: J. Díaz
"Buenas noches Cancún, qué bueno es estar juntos, después de todo lo que hemos pasado la música es un gran bálsamo y ahora estamos aquí; está gira Hecho en México comenzó en septiembre en Las Vegas, todos sabemos que la hicimos con música mexicana, ahora las canciones de pop las van a escuchar con arreglos muy chidos, así que quiero que esta canción que sigue no la canten, la griten!!!", expresó Fernández y arrancó con el tema Hoy tengo ganas de ti.  
Foto: J. Díaz
Después de elogiar a la nueva ola de talentos del regional continuó su repertorio con Amor Tumbao que hizo en colaboración con Natanael Cano, Más no puedo que hiciera con Christian Nodal y A que sabe el olvido de Joss Favela. 
En medio de la noche, Alejandro Fernández compartió con el público acerca del difícil momento de salud por el que atraviesa su padre y pidió que mandaran buena vibra para su recuperación. 
Foto: J. Díaz
"El amor, la música y el cariño del público es medicinal, quiero que desde Cancún le mandemos un fuerte cariño a mi jefe para que se recupere, ¡venga!", en ese momento, las 5 mil almas que abarrotaron el estadio al unísono corearon el nombre de Chente y no pararon los aplausos y la buena vibra para el tan querido Charro de Huentitán. 
La noche siguió con viento, frío y de pronto una lluvia ligera que se convirtió en aguacero e hizo que el público de inmediato sacará paraguas e impermeables, mientras que Alejandro Fernández, siguiendo los pasos de su padre, no dejaba de cantar y a pesar de estar empapado continuó haciendo vibrar al público con sus potentes interpretaciones. 
Foto: J. Díaz
No lo beses La mesa 20, Eso y más, Te Duele, Me dedique a perderte y Dónde vas tan sola fueron ingredientes perfectos de está gran noche que Alejandro debía a Cancún luego de la reprogramación de fechas por la pandemia y que pagó con intereses, pues superó las expectativas de los presentes despidiéndose del escenario con el tema Como quien pierde una estrella a las 11 de la noche pero ante el clásico ¡Otra, otra...!, Siguió cantando hasta llegada la medianoche, cerrando su visita con la canción Se me va la voz con la que presumió a sus más de 20 músicos, coristas y bailarines para decir adiós y abandonar el recinto, dejando enamorados a los cancunenses por su talento y humildad.
Foto: J. Díaz
Numeralia
Casi tres horas duró el concierto
Cerca de 5 mil asistentes
Interpretó más de 20 canciones
Cargando siguiente noticia