22 de Septiembre de 2018

Cancún

Ángel olvida el cáncer y se convierte en bombero por un día

El niño, de cinco años de edad, sueña con rescatar personas de las llamas.

Ángel Daniel Álvarez Montejo ayer fue parte del Honorable Cuerpo de Bomberos de Cancún. (Luis Soto/SIPSE)
Ángel Daniel Álvarez Montejo ayer fue parte del Honorable Cuerpo de Bomberos de Cancún. (Luis Soto/SIPSE)
Compartir en Facebook Ángel olvida el cáncer y se convierte en bombero por un díaCompartir en Twiiter Ángel olvida el cáncer y se convierte en bombero por un día

Rubi Velázquez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Ángel Daniel Álvarez Montejo, de cinco años de edad, se convirtió ayer en bombero por un día, con la colaboración de estudiantes de la Universidad Anáhuac Cancún, la Fundación Aitana y el Heroico Cuerpo de Bomberos de Benito Juárez, al hacer posible que el menor pasara “un día lleno de sorpresas y alegría”.

A las 9 horas de ayer comenzaron las actividades de Ángel como uno más de los tragahumo que integran la corporación, cumpliendo uno de sus mayores anhelos, al ser parte de quienes “salvan muchas vidas”, comentó el infante.

También te puede interesar: El cáncer infantil ya no es sinónimo de muerte

Él es parte de Fundación Aitana desde hace dos años, organismo que brinda apoyo integral a niños afectados por cáncer y a sus familias, por lo que brindan a Ángel y a uno de sus padres, apoyo en cuanto a gastos de traslado de Cancún a Querétaro y viceversa, para recibir su tratamiento.

Sin embargo durante su día como bombero, el menor olvidó todo eso y se enfocó en seguir al pie de la letra las indicaciones de los uniformados con experiencia, en busca de adoptar la mejor estrategia para realizar de forma óptima sus actividades de preparación, de rescate de personas y animales, así como de control de incendios.

Más que sofocar el fuego, el sueño de Ángel es rescatar a personas en caso de quedar atrapadas por las llamas y dedicar su vida a ello, contribuyendo desde su trinchera a que niños como él disfruten de su infancia al máximo, mientras son protegidos por corporaciones como esta.

El sueño de niño no concluyó ahí, ya que el grupo de universitarios programaron para la tarde del viernes una sesión de nado con delfines para él y su madre, todo como parte del proyecto “Cumpliendo un Sueño”, creado en la materia de Humanidades y en el que participan siete estudiantes de nivel profesional.

El equipo que hizo posible el sueño estuvo coordinado por Sophía Rosas, quien destacó que el trabajo previo tardó alrededor de cinco semanas y que incluyó visitas al organismo civil y convivencia con el menor y su familia, para detectar sus necesidades y anhelos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios