22 de Junio de 2018

Chetumal

Bajo la lupa puestos de venta de pollo en Othón P. Blanco

Autoridades de Salud buscan evitar mataderos clandestinos y riesgos para la gente.

En abril del 2015, en Bacalar, un menor murió y 12 personas fueron hospitalizadas por comer pollo en descomposición
En abril del 2015, en Bacalar, un menor murió y 12 personas fueron hospitalizadas por comer pollo en descomposición
Compartir en Facebook Bajo la lupa puestos de venta de pollo en Othón P. BlancoCompartir en Twiiter Bajo la lupa puestos de venta de pollo en Othón P. Blanco

Juan Rodríguez / SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Salud municipal vigilará las pollerías y puntos de venta de productos avícolas para evitar mataderos clandestinos y garantizar el consumo de carne fresca y libre de contaminantes que no representen riesgo para la ciudadanía.

Fidel Cabrera Olivera, director de Salud municipal del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, dijo que por ser el municipio parte de un destino turístico, las autoridades deben tener estrecha vigilancia en los expendios de alimentos crudos o preparados, a fin de evitar que los consumidores se vean afectados por carne de ave contaminada.

Dijo que la Dirección de Salud Municipal ha visitado algunas pollerías y se les han hecho recomendaciones a los dueños, lo cual coadyuva con las labores puntuales que realizan la Secretaría de Salud Estatal (Sesa) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“Lo óptimo es que todo interesado en establecer un puesto de venta de carnes de pollo sacrifique sus aves en un rastro Tipo Inspección Federal (TIF), para ello ya se está dando el primer paso con la instalación de la plana avícola, los comerciantes podrán convenir la matanza de sus animales en este lugar” propuso Cabrera Olivera.

Dijo que con la construcción del rastro (TIF) para aves, se evitará la matanza clandestina de pollos, sacrificio que representa un riesgo para la salud pública y para los consumidores, dado que estos no cuentan con procesos adecuados para realizar esta actividad y, mucho menos, con los permisos por parte de la Cofepris.

En abril del 2015, en el vecino municipio de Bacalar, un menor de dos años falleció y otras 12 personas fueron ingresadas al hospital por consumir pollo en mal estado, por lo que el establecimiento tuvo que ser clausurado y las autoridades sanitarias iniciaron una amplia investigación sobre el caso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios