11 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Basta de ronquidos en el ICA

Una zona de desastre tiene a la vista el resucitado Instituto de la Cultura y las Artes de Quintana Roo (ICA)...

Compartir en Facebook Basta de ronquidos en el ICACompartir en Twiiter Basta de ronquidos en el ICA

Una zona de desastre tiene a la vista el resucitado Instituto de la Cultura y las Artes de Quintana Roo (ICA), un acierto del gobernador Carlos Joaquín González porque esta área fue maltratada en los últimos años y llevada al borde de la extinción, convertida en anónimo peón de aquella Secretaría de Educación y Cultura (SEyC) que ahora tiene que concentrarse en sus tareas educativas.

La vajilla nauseabunda se acumula en el fregadero de la cultura, y con el renacimiento del ICA su alta burocracia debe comenzar a meter orden en la cocina sin más excusas, aunque la principal limitante es el deficiente perfil de la perredista Jacqueline Estrada Peña, petrificada como subsecretaria de Cultura cuando dependió de la SEyC.

Si el Cruz Azul anda arrastrando la cobija, de nada sirve que desde hoy cambie su nombre por el del Barcelona para jugar diferente. Lo mismo ocurrirá con nuestro Instituto de Cultura si sus mandos clave siguen dormitando en sus confortables oficinas, ajenos a estrategias y movimientos quirúrgicos reclamados por años.

El letal abandono de la Biblioteca Pública Central Javier Rojo Gómez –en la capital del estado, a unos pasos del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social– es una tarea para ayer, ya que desde el 17 de octubre de 2015 ese espacio permanece en las peores condiciones porque una onda tropical dañó casi todo su valioso inventario con su aroma de nostalgia.

Sellar puertas y ventanas ha sido la única medida aplicada por nuestros pequeños burócratas culturales para que los fétidos olores de la Biblioteca más querida por los chetumaleños no inunden la calle. Ha llegado la hora de hacer un diagnóstico del paciente putrefacto.

La recuperación de esta infraestructura debe ser una de las prioridades del ICA que debe revisar y rescatar espacios como el Museo de la Cultura Maya (Chetumal) y la Casa Internacional del Escritor (Bacalar), espacios fundados por el gobernador Miguel Borge Martín.

La ex diputada local Jacqueline Estrada no es la indicada para emprender una tarea de alto impacto en el Instituto de la Cultura y las Artes, pero toda la burocracia tiene que ser exigida, abandonando hábitos tan nocivos que provocaron un imperdonable abandono cultural por ocurrencias insensatas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios