12 de Diciembre de 2017

Quintana Roo

Buscan intervención federal para detener el Dragon Mart en Cancún

Piden al presidente del país tome cartas en el asunto antes de que se construya el proyecto.

Argumentan diversas inconsistencias dentro de la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto. (Redacción/SIPSE)
Argumentan diversas inconsistencias dentro de la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Buscan intervención federal para detener el Dragon Mart en CancúnCompartir en Twiiter Buscan intervención federal para detener el Dragon Mart en Cancún

Brisa Muñoz/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Ciudadanos de Puerto Morelos, así como asociaciones civiles y ambientalistas siguen buscando ante las autoridades federales que se revoque la Manifestación de Impacto Ambiental que el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental del estado (Inira) aprobó para la construcción del megaproyecto industrial chino-mexicano Dragon Mart, argumentando diversas inconsistencias dentro de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que presentaron, y pidiendo al Ejecutivo nacional tome cartas en el asunto antes de que se construya lo que denominan “un proyecto de efectos nocivos tanto en lo ambiental como en lo económico, social y cultural”.

En la más reciente misiva que la asociación civil “Voces Unidas de Puerto Morelos” envío al presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, el 17 de octubre, se  hace un llamado al mandatario a intervenir en este caso ya que aseguran, viola no sólo las leyes mexicanas, sino varios tratados internacionales de los que nuestro país forma parte como es el caso de la Agenda 21, Declaración sobre Bosques, Convención de la ONU sobre Derechos del Mar (Convemar) y el Programa de Acción Mundial para la Protección del Medio Marino frente a las Actividades realizadas en Tierra (PAM), entre otros.

En lo que respecta a las inconsistencias que presenta la Manifestación de Impacto Ambiental  (MIA) promovida por Real State Dragon Mart S.A. de C.V., ante Inira, se explica que ésta no contempla el “riesgo ambiental acumulativo y/o irreversible” en lo ambiental, económico, social y cultural, así como los impactos sinérgicos o residuales, es decir aquellas afectaciones por impactos previos al proyecto, sobre todo en lo que se refiere a los daños causados al acuífero, pues en la MIA, de la cual Novedades de Quintana Roo tiene una copia, no se presentan resultados de dicho estudio.

Así como tampoco se encuentran en la MIA medidas de prevención de inundación o modelos del impacto que tendrá el escurrimiento natural del terreno una vez realizadas las modificaciones topográficas, propias de la edificación y operación, pese a que ésta misma describe que parte del terreno en el que se construirá el megaproyecto se encuentra en zona inundable.


Las asociaciones firmantes, también cuestionan las dimensiones presentadas por la propia empresa promovente en la MIA, dado que en ella se especifica que la superficie que albergará a Dragon Mart es de 153.95 hectáreas (27.5% del total del terreno), donde se construirán bodegas, la sala de exhibiciones o centro comercial con tres mil 40 locales, 722 viviendas, dos restaurantes, planta desalinizadora, planta potabilizadora, centro de acopio de residuos sólidos, estacionamiento y una plaza cultural de 16 hectáreas, siendo que el Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) de Benito Juárez, sólo se permite la construcción de cuatro viviendas por hectárea, por lo que se requerirían 180 hectáreas sólo para ello.

Cabe destacar que el predio conocido como El Tucán, localizado en el kilómetro 333 de la carretera Cancún-Chetumal, desde el año 2000 ha obtenido cinco autorizaciones por parte de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) en el estado para “explotación de materiales pétreos”, aumentando en cada una de éstas el área para ello: en septiembre de 2000 era de 90 hectáreas; en marzo de 2007 fue de 117 hectáreas; para octubre de 2009 se concedió una autorización para la explotación de 121.45 hectáreas; posteriormente durante 2011 se obtuvieron dos autorizaciones más, una en abril y otra en octubre de ese año, en la que finalmente se autorizó el desmonte de 193.95 hectáreas; sin embargo, la asociación Unidos por Puerto Morelos señala que estas dos últimas autorizaciones se llevaron a cabo después de que el gobierno estatal  anunciara el proyecto Dragon Mart, realizado en marzo de 2011, con la sascabera ya sin operar en ese momento.

Otro de los temas que no se especifican en la MIA de Dragon Mart y que preocupa a las asociaciones son el puerto de llegada de las mercancías, vías de comunicación a utilizar, volúmenes, clase y tipo de mercancía, embalajes, volúmenes de residuos sólidos, de aguas residuales y agua potable o de servicios a generar, datos que explican son de vital importancia, “ya que al no ser clara ni explícita (la MIA) respecto al tratamiento y destino de las aguas residuales y los residuos sólidos, no es posible evaluar el probable impacto en los delicados ecosistemas aledaños, como son selva, manglar y arrecife de coral”, cita la carta.

“Tampoco se contempla la necesidad de construir un relleno sanitario de manejo especial exprofeso para el mismo,  y no cuenta con los usos de suelo adecuados y apegados a la NOM-086 que reglamenta la construcción y operación de rellenos sanitarios”, informó Rosa Elisa Rodríguez Martínez, miembro de la asociación Voces Unidas por Puerto Morelos y una de las firmantes de la misiva al presidente.

Ante todos estos señalamientos, se suma el que las diversas asociaciones piden la revocación de la autorización de la MIA promovida por Dragon Mart y que sea la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) la entidad federal encargada de evaluar el proyecto, argumentando que para llevarlo a cabo sería necesario un cambio de uso de suelo, pues aseguran que el terreno, aunque impactado, se encuentra catalogado como forestal, y esa facultad sólo le compete a dicha dependencia; sin embargo, ese punto no queda claro toda vez que la propia delegada de Semarnat en Quintana Roo, Gabriela Lima, señaló “que no existe ningún trámite para el cambio de uso de suelo en el terreno, que ya está impactado”.

Las asociaciones Voces Unidas por Puerto Morelos, Moce Yaax Cuxtal, Flora y Fauna y Cultura de México, ciudadanos de Puerto Morelos; así como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), advierten que no se darán por vencidos ante dichas declaraciones y continuarán buscando la revocación de la autorización de Dragon Mart, por lo que anunciaron la realización de un foro para este 30 de noviembre en la Universidad del Caribe, al que explicaron, se convocó a los interesados en la obra.


(Edición: Florencio Sabido)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios