Cancún: Hunden a Holbox problemas sociales y ambientales de gran dimensión

Registra calles inundadas, drenajes desbordados, cerros de basura, zonas marginadas y construcciones hoteleras por doquier.

|
(Cortesía)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El futuro alcanzó a Holbox, la paradisiaca isla que en dos décadas pasó de ser un edén de aguas turquesa y bancos de arena blanca a un poblado con problemas sociales y ambientales de gran dimensión, como si se tratara de una gran metrópoli, sostienen conservacionistas e investigadores.

Calles inundadas, drenajes desbordados, cerros de basura, zonas marginadas y construcciones hoteleras por doquier es la imagen con la que la isla recibe a sus visitantes en el regreso a la normalidad.

La mala planeación, la venta de terrenos a particulares que no viven en la Isla o que no tienen idea de la fragilidad de esta, desencadenó el impacto ambiental y la desintegración social que existe hoy en Holbox”, afirma Jorge Herrera Silveira, investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional.

Carencia de infraestructura hidrosanitaria

Actualmente las calles de Holbox se encuentran intransitables, debido a los impactos de las lluvias recientes en la Isla, las cuales hacen más notable la falta de infraestructura hidrosanitaria en un lugar de extrema fragilidad ambiental, refiere el especialista.

Bajo estas condiciones, apunta, no hay turista que quiera estar en un lugar donde hay riesgos a su salud, más sabiendo lo que un virus puede traer, como la pandemia mundial que estamos viviendo.

El fenómeno que vive la costa estos días es el resultado de un periodo de altas mareas, acumulación de agua por las lluvias en el acuífero, y reducción del nivel del suelo a consecuencia de la compactación por pérdida de manglares y vegetación de duna principalmente”, indicó.

Crece el número de población flotante

Pero la pérdida de manglares y dunas no ha sido esporádica, señala, es consecuencia de un desarrollo depredador que ha disparado el número de población flotante que hay en la isla, es decir, los turistas que llegan por varios días y requieren infraestructura, servicios públicos y personal que les atienda.

La oferta laboral también ha traído a Holbox migrantes de todo el país para trabajar en hoteles o en la construcción.

Este crecimiento exponencial en la población y el número de habitaciones es similar al que se dio en su momento en destinos como Playa del Carmen y Tulum, que en menos de 20 años rebasaron la capacidad de los municipios para dotar a toda la zona urbana de servicios públicos.

Esto no solo orilla a las familias a vivir en condiciones de precariedad, los asentamientos irregulares representan graves focos de contaminación por el nulo tratamiento de aguas residuales, quemas de basura o tala descontrolada.

La Isla sufre degradación ambiental

Jorge Herrera Silveira aseveró que la Isla ha llegado a un nivel de degradación que la vuelve un territorio sumamente sensible a los fenómenos meteorológicos.

Entre las soluciones, el académico y activistas del Grupo Ecologista del Mayab proponen una moratoria de desarrollo y la prohibición de grandes complejos turísticos, pues la capacidad de la isla y sus recursos naturales son limitados.

Asimismo, solicitaron llevar a cabo un programa de restauración de los ecosistemas vulnerables; crear un programa de ordenamiento y reglamento de construcción, así como regular la población flotante que entra a la isla.

“Todavía hay tiempo de hacer algo”, concluye el biólogo del IPN.

Cargando siguiente noticia