16 de Octubre de 2018

Quintana Roo

'Vida nocturna' provoca cansancio acumulado

El cuerpo experimenta drásticos cambios de humor e irritabilidad.

Los empleos nocturnos tienen gran demanda en la zona hotelera de Cancún. (Contexto/Internet)
Los empleos nocturnos tienen gran demanda en la zona hotelera de Cancún. (Contexto/Internet)
Compartir en Facebook 'Vida nocturna' provoca cansancio acumuladoCompartir en Twiiter 'Vida nocturna' provoca cansancio acumulado

Rubi Velázquez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Altos niveles de estrés, ansiedad e irritabilidad son las principales afectaciones en el aspecto psicológico que tienen las personas con extensas jornadas laborales y horarios nocturnos.

Siendo Cancún el destino número uno en México y de los primeros lugares a nivel Latinoamérica, los empleos nocturnos tienen gran demanda en la zona realizando actividades relacionadas con el servicio en hoteles, discotecas y restaurantes, así como en áreas de espectáculo, músicos y bailarines, según datos proporcionados integrantes de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC). 

“Estoy consiente que el tiempo que tardé en acoplarme jamás lo recuperaré, así que tengo cansancio acumulado”

Las amplias jornadas de trabajo, el desgaste excesivo, el no dormir períodos de ocho horas diarias o los cambios constantes de horarios laborales que experimenta el cuerpo pueden provocar cambios drásticos de humor o irritabilidad, señaló el psicólogo, Gerardo Espinosa Suárez.

Asimismo las experiencias o vivencias diarias sin una jornada adecuada de descanso pueden desencadenar en momentos de ansiedad o estrés para la persona, haciéndola más propensa a situaciones donde pueda poner en riesgo su empleo y su propia seguridad. 

Un ejemplo de ello es Natalia N, quien trabajó por tres años en una discoteca de la zona hotelera, tenía que estar activa durante la noche y dormir de día: señaló que tardó alrededor de cuatro meses en adaptarse.

“Estoy consiente que el tiempo que tardé en acoplarme jamás lo recuperaré, así que tengo cansancio acumulado”, dijo.

De igual forma sus hábitos de alimentación tuvieron que modificarse, acostumbrándose a desayunar a las 19 horas, comer a la 1 de la madrugada y cenar a las 7 horas, concluyendo su día a las 10 horas momento en el que su cuerpo dormía y despertaba a las 18 horas para comenzar de nueva cuenta su día.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios