12 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Agua y aceite

Desde hace varios años se han realizado coaliciones electorales para elecciones locales entre partidos como el PRD y el PAN...

Compartir en Facebook Agua y aceiteCompartir en Twiiter Agua y aceite

Desde hace varios años se han realizado coaliciones electorales para elecciones locales entre partidos como el PRD y el PAN, acompañados de algún otro partido político, ya sea nacional o local. Sin embargo el PRD y el PAN nunca han formado una coalición electoral para las elecciones federales, en las que además del Poder Ejecutivo, se renueva el Senado de la República y la Cámara de Diputados.

Ante las elecciones federales del 2018, y ante la cada vez más fuerte probabilidad de que se forme una coalición electoral y posteriormente un gobierno de coalición, utilizando como primera etapa de esta herramienta política al Frente Amplio Democrático, se han formado varias corrientes de opinión, que como es natural, obedecen a diversos intereses, no sólo políticos, sino económicos, mediáticos, etcétera.

Desde hace algunos meses las dirigencias del PAN, del PRD y de otros institutos políticos han manifestado su interés en formar una coalición electoral. Ante este escenario, con un evidente y ramplón simplismo se repite ad nauseam:

¿Se pueden mezclar el agua y el aceite?

Ignoro a quién se le ocurrió equiparar un experimento químico con un acuerdo político de la mayor trascendencia. Ignoro también qué partido sería el agua y cual el aceite, cuando se habla de coaliciones electorales entre PRD, PAN y otros partidos políticos. Como este fenómeno político está generando expectativas positivas entre los ciudadanos, se ha multiplicado la descalificación de este tipo de acuerdo político electoral; de tal suerte que los editorialistas de algunos medios de comunicación o algunos políticos, sobre todo priistas con micrófono en mano, preguntan a su auditorio:

¿Se pueden mezclar el agua y el aceite?

La respuesta que esperan quienes formulan esa pregunta es: NO.
Para los que quieran que la situación política de nuestro país no cambie, que siga gobernando el PRI, el agua y el aceite no se deben mezclar. Estos conservadores, de diversos colores y orígenes políticos, pero con una clara agenda presidencialista apelan al miedo; con un tono sobreactuado manifiestan que lo desconocido, esto es, un Gobierno de Coalición, puede traer varios riesgos. Afirman, con un tono autoritario, que las ideologías de los partidos, deben prevalecer intactas, sin contaminarse, para que ellos puedan conservar su mayoría y de esta manera ganar el Poder Ejecutivo y el Legislativo, conservar el poder, manipulando aún más nuestras instituciones públicas.

La mayoría de los mexicanos entendemos que estamos frente a una situación límite, cada nuevo acto de corrupción de nuestros gobernantes, cada acto violento por parte de quienes viven fuera de la Ley, nos hace comprender que este régimen dejó de ser funcional hace varios años. Comprendemos que ya no es suficiente cambiar las reglas del juego, sino cambiar el juego, esto es, que tenemos que construir entre todos, con una gran suma, una agenda plural, progresista, hecha hacia el futuro, y finalizar este régimen de forma pacífica, dar paso a una nueva forma de gobernarnos, con nuevas instituciones; para todos estos ciudadanos el Frente Amplio Democrático puede ser la respuesta.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios