Chetumal: Decisión de AMLO cuesta a Quintana Roo $8 millones

El gobierno del estado liquida a los trabajadores que no tuvieron cabida en el Insabi.
|
Trabajadores del sector salud se quedaron sin empleo al desaparecer el Seguro Popular. (Daniel Tejada/SIPSE)
Trabajadores del sector salud se quedaron sin empleo al desaparecer el Seguro Popular. (Daniel Tejada/SIPSE)

La decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de desaparecer el Seguro Popular costó a Quintana Roo ocho millones de pesos que se tuvieron que emplear para la liquidación de 169 trabajadores, que en teoría debieron ser atendidos por el gobierno federal.

Yohanet Torres Muñoz, titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), confirmó que esta semana se erogó ocho millones de pesos por concepto de “liquidación” de esos trabajadores que no tuvieron cabida en el nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), tras la desaparición del Seguro Popular en los 32 estados del país desde el 1 de enero de este año 2020.

También te puede interesar: Cancún: Paciente con cáncer gana amparo: Insabi está obligado a suministrarle sus medicinas

Ya liberamos el recurso para la liquidación de los trabajadores, la Secretaría de Finanzas trasladó ya al extinto anterior organismo del Seguro Popular el importe que deberá efectuarse en las liquidaciones, aproximadamente ocho millones de pesos”, dijo Yohanet Torres Muñoz.

La funcionaria estatal precisó que el pago a cada uno de los ex trabajadores es diferente, dependiendo de los años de servicio en esa institución. La dispersión de los recursos comenzó desde ayer y muy probablemente concluya la próxima semana.

Hubo unos ajustes ahí que se están haciendo, toda su liquidación que por ley, por derecho tienen que tener los trabajadores, fue una instrucción directa del gobernador Carlos Joaquín que fuera una liquidación de acuerdo a lo que marca la ley”, recalcó Torres Muñoz.

Para no lastimar a más familias, el Estado rescató a 645 trabajadores del área de atención médica, doctores, enfermeros, nutriólogos, entre otros; aunque no pudo colocar a los que no les fue renovado su contrato, que por la acción presidencial se quedaron sin una fuente de empleo para la manutención de sus familias.

El Insabi comenzó a funcionar desde el primer día de este año y desde entonces suma hasta el momento 10 amparos ante juzgados federales por el mal servicio que ha recibido la población al momento de acudir a los centros hospitalarios, sobre todo por el tema de que no se garantizan los medicamentos para padecimientos como el cáncer.