20 de Septiembre de 2018

Chetumal

‘Forjapool’, una tradición mercante de más de 30 años

Desde un alfiler hasta muebles para el hogar se puede encontrar en el mercado sobre ruedas.

La actividad en el parque inicia desde la madrugada del sábado; hay vendedores de verduras, ropa, juguetes, artículos, publicidad, plomería, etc. (Joel Zamora/SIPSE)
La actividad en el parque inicia desde la madrugada del sábado; hay vendedores de verduras, ropa, juguetes, artículos, publicidad, plomería, etc. (Joel Zamora/SIPSE)
Compartir en Facebook ‘Forjapool’, una tradición mercante de más de 30 añosCompartir en Twiiter ‘Forjapool’, una tradición mercante de más de 30 años

Joel Zamora/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Como cada fin de semana, desde hace más de 30 años, el Parque de la colonia Forjadores, es el centro de atención de los chetumaleños, ahí es posible encontrar una gran variedad de productos de primera y segunda mano.

Desde un alfiler hasta muebles para el hogar u oficina, además de un vasto número de vendedores de comida que se establecen en los alrededores, incluso, hay quienes ofrecen servicios como publicidad, plomería, jardinería, reparación de celulares, por mencionar algunos.

También te puede interesar: Tianguis de la colonia Forjadores 'explota' por comerciantes

En el popularmente conocido como “Forjapool”, se establecen más de 350 comerciantes, en la parte central del Parque, una persona se encarga de poner el ambiente, salsa, cumbia, y hasta reggaetón, y por 10 pesos, improvisa un perifoneo y anuncia a los comerciantes ahí establecidos.

En los costados y pasillos predomina un número de vendedores de ropa, juguetes, zapatos, artículos y muebles de baño, y una gran variedad de accesorios personales.

En las banquetas se establecen los vendedores de frutas, verduras, flores y coleccionistas que buscan ofertar sus productos (algunas reliquias u objetos desconocidos).

En los puestos de comida, existe una gran variedad de platillos regionales para el deleite de cualquier paladar, desde tacos de cochinita, tortas, empanadas, hot-cakes, salbutes, quesadillas, mondongo, pozole, tamales y hasta lechón horneado; acompañados de aguas de naturales de horchata, pepino, tamarindo, jamaica, chaya con piña, pitahaya y sandía entre otras.

El movimiento comercial de este Parque, es tanto que hasta los vecinos improvisan su venta de garaje, colocando un tendedero donde exhiben las prendas a vender.

La actividad empieza desde la madrugada del sábado, cuando los comerciantes inician con la instalación de los toldos, hay quienes incluso duermen ahí; las ventas terminan alrededor de las cuatro de la tarde del domingo.

Sin embargo, los venderos se quedan hasta pasada la media noche, para guardar y desmantelar todo en espera del próximo fin de semana.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios