26 de Septiembre de 2018

Chetumal

Piden recuperar predio que se apropió familia de ejidatarios

El comisario ejidal repartió los terrenos a sus familiares como si fueran suyos.

20japredio2
20japredio2
Compartir en Facebook Piden recuperar predio que se apropió familia de ejidatariosCompartir en Twiiter Piden recuperar predio que se apropió familia de ejidatarios

Javier Ortiz/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Habitantes de la comunidad de Xul-Há, pidieron a las autoridades municipales la recuperación de un predio que el ejido Juan Sarabia donó para obras de beneficio social pero que una familia de ejidatarios se apropió.

Roger Peraza Tamayo, secretario del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, señaló que se encuentran en proceso de recuperación de esa porción de predio ubicado sobre la carretera federal, donde lucen varios negocios de comida, que a decir de los mismos  habitantes, pertenecen a la familia de Martín Haro Zepeda.

También te puede interesar: Personas armadas intentan invadir terreno en Bacalar

Aunque no proporcionó más detalles sobre el proceso de recuperación, de manera parca atinó a señalar que: “todavía está en proceso”, ante el rumor de que autoridades del Ayuntamiento de Othón P. Blanco desalojaría a los invasores.

Sobre la carretera federal se pueden apreciar al menos siete negocios de comida, algunos de ellos que se están instalando, otros remodelando y unos más que se encuentran ampliando y mejorando lo que en principio fueron pequeñas cabañas de madera, pero que ahora cuentan con piso y construcciones a medias, de ampliación.

Juan Canché Hoil, habitante de esa demarcación municipal, señaló que de manera arbitraria el mismo comisariado ejidal autorizó que sus familiares lo ocupen, pues así lo han manifestado sin empacho, incluso han señalado que la autoridad no los puede desalojar, porque son terrenos del ejido.

No obstante, señaló que los ejidatarios donaron hace varios años ese espacio al Ayuntamiento, para que se construya un parque, una caseta policíaca, un centro de salud y otras obras de beneficio social, como el domo deportivo que se construyó.

Sin embargo, a su llegada a la comisaría ejidal, Martín Haro Zepeda repartió ese espacio entre sus familiares como si se tratara de una herencia familiar, lo que aprovecharon para edificar sus negocios, al grado que actualmente parece un tianguis, “muy lejos de lo que planeamos al principio, que es dignificar el pueblo, por lo que pido a las autoridades del Ayuntamiento que no les tiemble la mano para recuperar ese espacio para beneficio de los habitantes”, dijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios