Director del Hospital General de Cancún obstaculiza donativos dirigidos a enfermería

Las y los enfermeros del Hospital General de Cancún denunciaron a Novedades que están “desprotegidos” ante el Covid-19. Sospechan que donativos se están usando para un negocio personal.
|
Foto: Novedades
Foto: Novedades

Benjamín Pat / Francisco Acosta

Cancún.- Con una decena de muertos y casi 150 casos positivos de Covid-19 en Quintana Roo, la burocracia de Cancún obstaculiza la entrega del equipo personal de protección donado a sus enfermeros y doctores. La primera línea de defensa en el epicentro estatal de esta pandemia se siente en riesgo. 

“Todo es mentira”, acusa personal de base y de contrato del Hospital General de Cancún. “Estamos desprotegidos ante el Covid. Ni sindicato ni autoridad ni la secretaria de Salud hacen nada”. Ellas y ellos laboran para las instituciones bajo el mando de Alejandra Aguirre Crespo, titular de los SESA, mismas que concentran a la fecha 80 de los 146 pacientes infectados por la nueva cepa de coronavirus. Hablan con Novedades a condición de no ser identificados públicamente, pues sobre ellos pesan amenazas de despido.

La denuncia de enfermeros y doctores es unánime: las autoridades sólo les han proporcionado un cubrebocas básico desde que se detectó el primer positivo en la entidad, hace 25 días, y se han guardado para sí y bajo llave, las donaciones que se han entregado recientemente al director del Kumate, Aurelio Espinoza Rojas. 

Los donativos están bajo llave. Insumos sí hay, pero no se les proporciona a los trabajadores del Hospital General de Cancún. Foto: Redacción

El día de ayer, miércoles 8 de abril, el diputado Alberto Batún Chulim hizo público en Facebook su donativo al Hospital General de Cancún: 40 caretas tipo buzo y 38 cubrebocas N95. Seis horas después, el regidor benitojuarense Issac Janix compartió en esa misma red social la entrega de más prendas de seguridad a los trabajadores de ese nosocomio. El personal médico salió a recibir personalmente las donaciones, pues saben que Espinoza Rojas guarda bajo llave la ayuda que se le entrega.

Pero el alivio les duró muy poco. Desde la dirección general se les ordenó a todos que entregaran el material recién recibido, con la justificación de que cada pieza sería modificada para un “mejor funcionamiento”. 

“Están haciendo creer que ellos son los que están consiguiendo (los donativos)”, asegura un quejoso, quien afirma que esas entregas se usan para presumir en la foto y ‘ponerse el moño’ frente al gobernador Carlos Joaquín. “¿Cómo ve? Se supone que dice el gobernador y la secretaría de salud que hay el equipo adecuado”.

La alerta entre el personal  del “Jesús Kumate Rodríguez” se ha encendido luego de que algunos enfermeros comenzaron a tener lesiones en la piel, cefaleas y dolor al respirar. “Y no tenemos ni un servicio médico siquiera. Si nos contagiamos, bien gracias. Ve a tu casa a tu cuarentena correspondiente sin goce de sueldo, sin prestación médica y a la bendición de dios”, revela un afectado que trabaja en esas instalaciones, cerca de las dos áreas improvisadas para atender casos de Covid-19.

La situación que se vive en el interior del principal centro hospitalario de la zona norte es la misma que priva entre el personal de la clínica del  ISSSTE de Cancún, y que reveló Novedades ayer. Un contagio masivo de coronavirus es el escenario más preocupante, debido a la presunta negligencia burocrática.

“El director Aurelio Espinoza Rojas y el subsecretario de la subsección 45, Julio Congote Zabaleta, sólo se la pasan sentados en la dirección. Les vale la seguridad de sus trabajadores. Todos los días están ahí plática y plática con otros doctores”, asegura una enfermera preocupada por la situación. La dirección está llena de insumos, pero estos sólo llegan al personal de Recursos Humanos, Estadística y administrativo, dejando “desarmada” a la primera fila de defensa. 

También te puede interesar: Cancún: Se contagia enfermera del Issste de Covid-19; autoridades no actuaron a tiempo

Donativos para un negocio personal

En el Hospital General de Cancún, los trabajadores temen también que los donativos que recibe el nosocomio sean revendidos a otros centros hospitalarios del estado o a sus trabajadores. Como indicio, aseguran, han detectado que insumos donados en Cancún estarían llegando a Chetumal, ya no como donativos, sino como venta directa, bajo la complacencia de la secretaria Aguirre Crespo.

“Nuestros compañeros de Chetumal nos dicen que allá en el hospital les están vendiendo las mascarillas como las que donaron acá, pero se las están vendiendo a $850 pesos”, lo que hace pensar que la ayuda se está convirtiendo en un negocio personal. “¿Por qué ellos (la dirección de Cancún) las van a mandar de aquí para allá?”, cuestionan los inconformes. 

Por lo pronto, y en lo que sus denuncias surten efecto, el personal está organizándose para confeccionar ellos mismos el equipo de protección apremiante. En fotografías compartidas con Novedades, se les puede ver comprando la tela para batas y cubrebocas en Cancún y el equipo de costura de sus casas. Unos ganan $2,700 pesos quincenales y los suplentes $1,400 pesos. Pero aún así seguirán en la lucha y al servicio de los ciudadanos. 

Un trabajador sanitario del Hospital General de Cancún es captado comprando tela para batas y cubrebocas en un almacén de la ciudad. Foto: Redacción.

“Es importante que se den cuenta que no tenemos el material necesario para trabajar y que, sobre todo, que el personal está trabajando con mucho riesgo de infectarse y ojalá se pueda publicar esta denuncia”, afirma uno de los quejosos. 

Familiares del personal del Hospital General de Salud prestan sus servicios de confección para elaborar durante esta cuarentena equipo de protección personal. Foto: Redacción

Al preguntárseles sobre la respuesta que están dando algunos funcionarios federales y estatales acerca de estas irregularidades, un doctor nos comenta: “ellos quieren resumirlo a puras ‘grillas sindicales’, pero no es así”. 

El agua para beber no existe en las áreas Covid1 y Covid2 del Hospital General de Cancún. Recientemente, una ciudadana les hizo un donativo. Foto: Redacción.

“Todo lo que hemos recibido hasta ahorita (del gobierno) son aportaciones que hemos salido a pedir y a gestionar”, aseguran, por lo que a partir de hoy el personal sanitario saldrá de sus consultorios y áreas de observación a recibir personalmente los donativos que la sociedad civil, empresas y funcionarios deseen hacer. 

“La emergencia lo vale”, aseguran. Sobre todo en momentos en que diversos hospitales de México están sufriendo contagios masivos. Según los reportes oficiales, se han detectado 127 casos positivos en enfermeros y doctores de hospitales de Baja California, Ciudad de México, Morelos y Coahuila. Y en Quintana Roo, eso es precisamente lo que los trabajadores sanitarios quieren evitar.