23 de Octubre de 2018

Impulsa la cultura maya a través de literatura y el teatro

Iván Carrillo es director de la Cafebrería Huracán, un espacio cultural independiente.

Iván recibió el premio al mérito juvenil 2017, en el ramo de expresiones artísticas. (Foto: Joel Zamora)
Iván recibió el premio al mérito juvenil 2017, en el ramo de expresiones artísticas. (Foto: Joel Zamora)
Compartir en Facebook Impulsa la cultura maya a través de literatura y el teatroCompartir en Twiiter Impulsa la cultura maya a través de literatura y el teatro

Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Iván Carrillo Ríos, es un gestor cultural que se ha dedicado a formar un semillero de artistas locales. La cultura maya la ha llevado a través de obras de teatro, libros, pintura, cuentos y música.

Con 30 años de edad, recibió el premio al mérito juvenil 2017 en el ramo de expresiones artísticas y actualmente es director de la Cafebrería Huracán, un espacio cultural independiente; es presidente de la asociación Sukuun Ek, dirige la compañía musical Bahía Manglar, se dedica a dibujar, pintar, escribir, y dirige obras escénicas.

Entrevistado desde el espacio cultural que dirige, comentó a Novedades Chetumal que la poca importancia de la cultura y las artes en la zona sur, la ha visto como una oportunidad para que de forma independiente se promueva en conjunto con artistas chetumaleños dedicados a todo tipo de artes, a través de “Cafebrería Huracán”, que desde que nació hace exactamente un año, ha dado espacio a más de 400 eventos que se promueven a través de redes sociales.

También te puede interesar: 'La Mujer Lienzo' crea arte con su cuerpo

Su trayectoria 

Platicó que estudió en la Universidad de Quintana Roo la carrera de Gobierno y Gestión Pública, misma que está enfocando en el área cultural. Su interés por la cultura y las artes la obtuvo desde muy pequeño pero no la desarrolló hasta que estaba en la preparatoria.

“Desde muy pequeño quise dibujar, pero en la familia no hay antecedentes de artistas o políticos, mi familia paterna y materna están dedicados a la panadería y venta de comida, y querían que me vaya por algo similar. Para ellos el arte era una pérdida de tiempo, por eso durante mi infancia y adolescencia no pude desempeñarme en el arte, no les gustaba”, indicó.

Sin embargo, con el paso de los años, inició tomando cursos de teatro, de lectura, dibujo y otros talleres en los cuales participó en la entonces Biblioteca Rojo Gómez. “Fue ahí cuando nació el amor por las cuestiones culturales, cuando empecé a notar que hacían muchas cosas por hacer en Chetumal”, comentó.

Vivió dos años en Guanajuato, donde pudo formarse en artes plásticas, máscaras artesanales y desarrolló aún más su capacidad de dibujo y pintura. Además de participar en obras de teatro.

“Luego regresé a Chetumal en 2014, fue cuando se estaba dando la reingeniería y habían despidos masivos, y desde luego artistas que dejaron de ser independientes de Gobierno. Fue cuando me dedique a integrarlos y se creó una red de artistas buscando vincularlos en diferentes sectores”.

Resaltó que su carrera la enfocó precisamente en la gestión cultural debido a que este importante tema no se estaba atendiendo, pues en estados como Guanajuato o Estados Unidos, la cultura es importante y la base de un desarrollo social, económico y turístico.

Todo un reto 

Sin embargo, reconoció que no ha sido fácil, pues existen muchos factores que no ayudan como el nulo respaldo de las mismas instituciones, y que cada nicho artístico tiene problemáticas propias, además de lo difícil que es comenzar con recursos propios que muchas veces no son recuperables.

Una de sus obras más importantes fue el Primer Mestizaje en América, que se hizo escénica y se trataba de Gonzalo Guerrero y Zazil-Ha y las peripecias que vivieron cada uno.

“Esa obra fue el boom que me dio inspiración para hacer más cosas y a partir de eso produje más pintura, dibujos, obras de teatro, escritos. Actualmente tengo como seis libros pero publicados dos. Entre esos seis, van algunos de dramaturgia, una obra teatral de los Aluxes, otra llamada Chetumal Vivo, Chetumal Mestizo, y próximamente estaré dando a conocer una novela grafica”, comentó.

Uno de los libros del también novelista fue “Mamita”, misma que fue controversial por el tema que investigó y asentó en el libro: la prostitución en Chetumal y sus nexos con el narcotráfico, la política y la religión.

Es un fiel creyente que en la zona Sur existen muchos elementos culturales que se pueden promover, pero que las actuales autoridades no hacen; sin embargo, resaltó que su tarea actual es hacerlo y atraer al turismo cultural.

Su meta más grande es la creación de la Universidad de Artes para el Estado de Quintana Roo, que espera concretar en dos décadas para darle una oportunidad de crear artistas de la región y tener un espacio de preparación y profesionalización para cientos de artistas chetumaleños que por la falta de oportunidad han desistido de sus sueños.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios