15 de Diciembre de 2017

Chetumal

De agroescuela a insalubre nido de pandillas, en Chetumal

Hace poco más de 20 años fue abandonada la Escuela Técnica Agropecuaria, de la que egresaron 14 generaciones.

Lo que antaño eran unas majestuosas instalaciones de nueve aulas, tres talleres, un laboratorio y canchas deportivas, para albergar una matrícula de 300 estudiantes, en la actualidad es un conjunto de edificios abandonados y enmontados que luce 
deprimente. (Edgardo Rodríguez/SIPSE)
Lo que antaño eran unas majestuosas instalaciones de nueve aulas, tres talleres, un laboratorio y canchas deportivas, para albergar una matrícula de 300 estudiantes, en la actualidad es un conjunto de edificios abandonados y enmontados que luce deprimente. (Edgardo Rodríguez/SIPSE)
Compartir en Facebook De agroescuela a insalubre nido de pandillas, en ChetumalCompartir en Twiiter De agroescuela a insalubre nido de pandillas, en Chetumal

 

Edgardo Rodríguez/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La observación que el alcalde de la comunidad de Javier Rojo Gómez y el ex comisario ejidal en Álvaro Obregón hacen al respecto de las condiciones que luce lo que otrora fue la Escuela Técnica Agropecuaria, es el ejemplo fehaciente de lo que son “elefantes blancos”.  
 
De acuerdo con Carlos Sánchez Cortés, autoridad en Javier Rojo Gómez; el antiguo centro educativo donde se gastó dinero de los othonenses (cinco millones de pesos) en los tiempos que gobernó Jesús Martínez Ross, “hoy es un predio abandonado y enmontado que sirve de guarida a malvivientes”, lamentó.
 
Durante el recorrido hecho por Novedades Chetumal se constató que el extenso inmueble, abandonado por lo menos hace 20 años, es un espacio de riesgo para la seguridad pública y un vector para la proliferación de infecciones, por la insalubridad que presenta.
 
Sánchez Cortés dijo que la escuela tuvo poca demanda, y recordó que los terrenos fueron donados por el ejido Álvaro Obregón; no obstante, ya fueron recuperados. 
 
Asimismo, rememoró que siendo Martínez Ross el primer gobernador de Quintana Roo, el plantel se inauguró ofertando las especialidades de Apicultura, Ganadería y Agricultura, ésta última “interesó a los pobladores de 19 comunidades de la ribera del río Hondo”, apuntó.La Escuela Técnica Agropecuaria tenía capacidad para una matrícula de 300 jóvenes en sus nueve aulas, tres talleres especializados, un laboratorio y canchas deportivas para el esparcimiento del alumnado. 
 
Contaba con una demanda estudiantil importante, porque era una de las únicas en la región y fue creada para los hijos de los productores agrícolas, que fueron traídos de otros estados para detonar la actividad cañera en la zona sur. Es tanto así que su inauguración se dio a la par de iniciar actividades en el ingenio San Rafael de Pucté.
 
El alcalde de Javier Rojo Gómez precisó que egresaron 14 generaciones de técnicos agropecuarios, pero la creación de otras instituciones de educación superior provocó que la demanda académica de este plantel decayera, debido a que se encontraba lejos de las comunidades y el costo que representaba para las familias se volvió insostenible, por lo cual los padres optaron por inscribir a sus hijos en planteles más cercanos.
 
Para la construcción de este plantel, el ejido Álvaro Obregón tuvo que dar en préstamo 20 hectáreas a la Secretaría de Educación Pública, de las cuales sólo usaron cinco para construir los edificios de la escuela y una barda perimetral que delimitaba el margen.
 
Así lo confirma el ex comisariado ejidal de Álvaro Obregón al detallar que hace 35 años el ejido dio en préstamo las 20 hectáreas para edificar la escuela, dijo que en asamblea se acordó que la superficie pasara a posesión temporal de la Secretaría de Educación para construir en terrenos de Virgilio Montufar Vergara, lo que fue la Escuela Técnica Agropecuaria. Montufar accedió a ceder los terrenos, siempre y cuando el ejido se los repusiera en otro lugar. 
 
La escuela se construyó pero las hectáreas nunca se le repusieron, hasta que después de tres décadas, la Asamblea Ejidal devolvió los predios luego que la institución cerró en el año de 1992.  
 
Desde esa fecha, aunque se ha propuesto edificar ahí una sede del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), lo que existe es un coloso de concreto de peligrosas y deplorables condiciones.
 
(Edición: Rafael Pérez)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios