Decomisan 300 artefactos explosivos en Chetumal

En un operativo efectuado por la Dirección de Protección Civil municipal se logró el aseguramiento; la supervisión seguirá durante el resto de la temporada decembrina para prevenir accidentes lamentables.
|
Autoridades realizaron hace unos días una demostración sobre lo peligrosos que pueden llegar a ser los fuegos artificiales, sobre todo para los menores de edad. (Ernesto Neveu/SIPSE)
Autoridades realizaron hace unos días una demostración sobre lo peligrosos que pueden llegar a ser los fuegos artificiales, sobre todo para los menores de edad. (Ernesto Neveu/SIPSE)

 

Ernesto Neveu/SIPSE

CHETUMAL, Q. Roo.- La Dirección de Protección Civil municipal logró decomisar cerca de 300 artefactos explosivos a seis distribuidores diferentes en sendos operativos realizados entre el lunes y martes en varias colonias de la capital, informó el titular del organismo, Juan Manuel Zamarripa Pérez. A la fecha, suman 17 los aseguramientos en temporada navideña. Si bien la cantidad de pólvora acumulada no es significativa, el uso de muchos de estos artefactos explosivos en lo individual representa riesgos innecesarios, sobre todo para los chiquillos que buscan en la pirotecnia un modo de entretenimiento, estimulados por la época del año.

 
 
“Aquí el problema es que la gente clona los permisos que otorga el municipio para salir a vender los cohetones y otro tipo de fuegos artificiales, como cerillos, chifladores y volcanes. 
 
Ahí es cuando salen a colación los famosos chinos, petardos y estas palomonas, de las que ya hicimos una demostración de su capacidad destructiva”, expresó Zamarripa Pérez. 
 
El más reciente aseguramiento de juegos pirotécnicos se realizó en calles del fraccionamiento Caribe, donde un par de muchachos provenientes del estado de Puebla ofrecían los artefactos en la vía pública, aparentemente con un muestrario de variedades inofensivas, pero con la artillería pesada entre el ropaje.
 
“Estos chavos no tenían permiso para venta de pirotecnia. Dijeron que desconocían la necesidad de un permiso, pero traían petardos, palomitas, cohetes chinos y palomas de gran capacidad explosiva. Son artefactos que están prohibidos y que definitivamente son introducidos de manera clandestina a la ciudad”, señaló. 
 
“Es indispensable que los ciudadanos hagan conciencia del riesgo que corren, sobre todo los niños, al manipular este tipo de objetos. Es un hecho que puede afectar la integridad de la familia si insisten en comprar pirotecnia. Los más grandes son carísimos. Los venden a 70 y 80 pesos cada uno”, puntualizó.
 
En los próximos días, inspectores de Protección Civil recorrerán zonas rurales de Othón P. Blanco para atender varios reportes de la venta de artefactos explosivos.