Demita Vega va a Tokio 2020 por sus terceros juegos olímpicos

La exitosa regatista cozumeleña combina con éxito la maternidad y el deporte.
|
Demita entrena para sus terceros juegos olímpicos en Tokio 2020. (Foto: Archivo Reforma).
Demita entrena para sus terceros juegos olímpicos en Tokio 2020. (Foto: Archivo Reforma).

Yarek Gayosso

Ciudad de México.- La regatista Demita Vega abraza la maternidad y su carrera deportiva hacia Tokio 2020.

La medallista panamericana dio a luz a su pequeña hija Alizé, el 30 de diciembre de 2017, y fue ahí donde comenzó un nuevo viaje lleno de aprendizajes que la hicieron compaginar la vida personal y profesional, incluso tras un 2019 con sabor amargo dudó en continuar en el proceso olímpico a la justa nipona.

En la pasada Copa del Mundo de Miami firmó su nombre en la contraseña que la llevará a sus terceros Juegos Olímpicos, tras Beijing 2008 y Río 2016.

"Fue un año de muchos cambios, adaptarme a muchas cosas, regresar a la competencia siendo mamá, con cambio de entrenador, no sabía bien cómo conseguir los resultados que quería.

"Pero, detrás de esa duda siempre había el deseo de hacerlo bien y de la oportunidad tan grande de ir a los Juegos Olímpicos, si no hubiera ido me hubiera preguntado qué hubiera pasado y al menos ahora tengo la respuesta", dijo Vega vía telefónica desde Cozumel.

También te puede interesar: Demita y Berenguer, segundos mejores veleristas de América

México contará con cuatro representantes en la vela, algo que no sucedía desde 1984.

..¿Qué significado tiene firmar tu nombre para Tokio 2020? Son muchas cosas, desde septiembre me planteé la decisión de seguir o no, empecé a dudar de mi capacidad. El significado es muy grande porque sé que fue una buena decisión, de todas las personas que colaboraron para que se fuera dando. Ha sido muy difícil para mí separarme de mi hija bastantes días por conseguir una meta, es una enseñanza de que la perseverancia y dedicación paga.

..¿Por qué dudaste? El año pasado no fue muy bueno para mí en cuanto a resultados. Sólo en una competencia de cuatro conseguí el objetivo que fue clasificar a los Juegos Panamericanos y ahí no tuve el desempeño que quería, terminé quinta cuando yo quería conseguir una medalla. Regresé a competir cuando mi hija tenía 5 meses, para el selectivo de Centroamericanos de Barranquilla 2018, pero luego mi categoría no se abrió y se vino un 2019 de muchos altibajos para mí.

..¿Cómo combinas ser mamá y deportista de alto rendimiento? Han sido muchos retos. Nadie sabe cómo ser mamá. He sido muy aprensiva. Fue hasta el Campeonato Mundial del año pasado que me di cuenta que no era buena viajar con ella a todas las competencias porque no podía concentrarme y sólo pensaba en si estaba bien o había comido, me saltaba la parte de la recuperación para estar con ella. Ha sido mucho aprendizaje personal y un reconocimiento a todas las madres.

..¿Qué aprendizaje te llevaste de tus primeros Juegos Olímpicos? Más conocimiento en la parte táctica, antes sólo hacia el esfuerzo, pero no el juego mental y ahora puedo hacer los dos.

..¿Cómo te imaginas Tokio 2020? Buscaba ir, no lo tenía claro, apenas me está cayendo el veinte.

..¿Cómo te prepararas? Quiero hacer dos o tres competencias a nivel internacional y una Copa del Mundo en Japón, pero a los Juegos será de las más importantes.

Tengo que estructurar bien el plan de cómo va a quedar. Esa la voy a hacer con mi entrenador, mi esposo hace toda la planificación, fue mi entrenador durante 13 años. Trabajamos de forma independiente, estoy buscando entrenador que me dio seguimiento en Miami donde terminamos con el primer lugar con Jaime Castro.