17 de Febrero de 2019

Opinión QRoo

¿Innovar para educar o educar para innovar?

Todo cambia a nuestro alrededor. Si esto ha sido cierto siempre —piénsese en Heráclito...

Compartir en Facebook ¿Innovar para educar o educar para innovar?Compartir en Twiiter ¿Innovar para educar o educar para innovar?

Todo cambia a nuestro alrededor. Si esto ha sido cierto siempre —piénsese en Heráclito, el filósofo griego que en la antigüedad sostenía que era imposible bañarse en el mismo río porque este fluía todo el tiempo— lo es ahora más que nunca: La transformación permanente y acelerada es el sello de nuestra época. Requerimos con urgencia ideas, productos, servicios y soluciones que no solo sean nuevos sino que además sean capaces de generar más cambios positivos. Es por esto que necesitamos abordar el cambio permanente como reto y característica de nuestro sistema educativo.

Lo que necesitamos en educación es dejar de seguir a los cambios sociales, científicos y tecnológicos, para liderar la transformación como un proceso estratégico; pasar de una perspectiva de urgencia y reacción a otra, mucho mejor, de planeación y creación. Queremos ser proactivos y proactivas.

La innovación educativa es la forma de renunciar a la locura de hacer lo mismo y esperar resultados diferentes. Como nuestro contexto cambia con vértigo, es necesario buscar creativamente nuevas soluciones a los problemas apremiantes de nuestras escuelas. La innovación educativa es la cordura que buscamos. Por otro lado, el nuevo campo de la educación para la innovación busca preparar personas para que sean capaces de desarrollar procesos exitosos de innovación en cualquier área: profesional, social, técnica, de negocios o, incluso, educativa.

Es obvio que necesitamos ambas estrategias: las instituciones educativas están obligadas a intentar las trasformaciones que les permitirán adaptarse a condiciones volátiles y urgentes, pero también necesitan preparar a las personas para enfrentar este proceso desde una perspectiva táctica, que será la mayoría del estudiantado. La educación para la innovación es entonces una propuesta educativa que pretende formar innovadores en todas las áreas: negocios, ciencia, tecnología, gobierno, sociedad… y por supuesto, educación.

Esta educación para la innovación debe sustentarse en una transformación del plan de estudios (el currículo), la forma en que se enseña (la pedagogía), la manera en que se valoran los aprendizajes (la evaluación) y en la integración de conocimientos, habilidades y valores para asegurar la pertinencia de lo aprendido (la construcción de competencias).

Si esto no cambia, nada puede cambiar en la escuela. Es la locura referida, la de querer hacer lo mismo para esperar resultados diferentes. Dejemos atrás y para siempre la demencia: hagamos cambios sustantivos en estas áreas, por el bien de las y los estudiantes. Innovemos y formemos cuidadosamente a los innovadores que tanto necesitamos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name