13 de Diciembre de 2017

Chetumal

El fin del mundo, sólo para fanáticos

El apocalipsis no llegará este 21 de diciembre, afirma el profesor-investigador Alexander Wolfgang Voss.

El profesor-investigador Alexander Wolfgang Voss, en una de sus conferencias. (Ernesto Neveu/SIPSE)
El profesor-investigador Alexander Wolfgang Voss, en una de sus conferencias. (Ernesto Neveu/SIPSE)
Compartir en Facebook El fin del mundo, sólo para fanáticosCompartir en Twiiter El fin del mundo, sólo para fanáticos

 

Ernesto Neveu/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El profesor-investigador de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), Alexander Wolfgang Voss, afirmó que aun cuando el fin del mundo no llegará este 21 de diciembre, en Europa se ha tomado este supuesto vaticinio maya con enorme seriedad entre algunas sectas fundamentalistas, por lo que no se descartan suicidios colectivos, mientras que los herederos de esa cultura milenaria, el pueblo Maya de hoy, ni siquiera conoce de esas supuestas profecías que anticipan el fin del mundo.
 
Alexander Wolfgang Voss, con un doctorado en Costumbre de Pueblos Mesoamericanos en la universidad de Hamburgo, en su natal Alemania, explica la intención de algunos estudiosos por equiparar el calendario maya con el calendario cristiano, y se llegó a la cuenta de que el 21 de diciembre de 2012 termina un ciclo en el conteo maya del tiempo y de allí todo el manejo mediático y mercadotécnico del fin del mundo”. 
 
“Hubo muchas malas interpretaciones de este fenómeno, algunos lo han asociado con fenómenos astrológicos, astronómicos, del fin del mundo, en el sentido apocalíptico como lo dice la Biblia, después de mil años. Recordemos que algo similar se dio en el año 2000, que no pasó nada y así se ha ido retomando en el 2012 y así va a continuar mientras sigamos que el cierre de un registro del tiempo va a ser significativo en algo”.
 
El calendario maya cuenta el tiempo con base vigesimal, el decir un mes de 20 días (un uinal) y para equipararlo con el calendario cristiano, los antiguos adoptaron los 18 uinales, es decir, 360 días, o 18 meses largos y uno corto de cinco días para aparejarlo con el de occidente o gregoriano.
 
Pero hay tres calendarios diferentes que la cultura Maya creo con diferentes propósitos, que, de acuerdo con el estudioso alemán, no tienen nada que ver con el manejo del Quinto o el Sexto Sol, que también salió a colación a propósito del fin del mundo supuestamente vaticinado por los mayas.
 
“Ahorita, jalan un mito azteca y también lo mezclan con la cultura maya. Los aztecas tenían en la creencia de que estaban viviendo el quinto sol, un periodo de tiempo que ellos no sabían cuándo terminaría. Ese Quinto Sol tenía cuatro eras anteriores, Primer Sol, Segundo Sol, etcétera, y cada una fue habitada por seres vivos que no podían reverenciar a los dioses que los aztecas pensaban que existían, entonces los dioses destruyen ese mundo y ponen un segundo que no funciona”.
 
Así fue sucesivamente, con el tercero y cuarto mundos que no resultaron, hasta que llega el Quinto Sol y resultó ser “la vencida”. 
 
“Los mayas quiché de Guatemala viven, según sus cálculos, en el Cuarto Sol. Pero de los mayas prehispánicos, los que tienen las inscripciones jeroglíficas, no sabemos cuántos soles vivieron antes. Sólo tenemos evidencia de una creación del mundo para el ser humano. Por lo tanto estas mezcolanzas son viles creaciones fantasiosas que no tienen ningún sustento y el movimiento del Sexto Sol (grupo organizado) se apoya en que el Quinto Sol se acaba en 2012 e inicia precisamente el Sexto Sol”. 
 
Alexander Wolfgang Voss señala que no es más que otra etiqueta de la era de Acuario que es la concepción astrológica del nuevo tiempo y no otra cosa.
 
“En términos cósmicos, si no es un asteroide que nos caiga del cielo, que puede pasar, no va a pasar nada fuera de lo común. La tierra seguirá girando en derredor del sol y vamos a tener las estaciones del año, como todos los tiempos.
 
Pero el profesor-investigador afirma que hay grupos que están adscritos a este movimiento de la nueva era, y probablemente sean profundamente afectados por este evento, pero hasta ha podido averiguar, la gente maya del campo no tiene idea alguna de esto.
 
“De hecho, hay preocupación porque pudieran ocurrir suicidios masivos, porque se ha especulado que al ver que el evento no suceda, ellos mismos lo induzcan. Muchos de ellos son fanáticos y el internet está lleno de esto. Pudieran darse algunos de estos hechos en los Estados Unidos y en Europa, donde hay muchos seguidores de este movimiento de la nueva era, no así en México. Así que, festejen contentos la navidad y el año nuevo, que sólo comenzará un año más”.   
 
 
Amanecerá como cualquier otro día: Investigador INAH
 
Para el arqueólogo investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Jaime Garduño Argueta, que incluso produjo una serie televisiva para explicar parte de este asunto del 2012, en maya y en español, consideró que los medios masivos de comunicación ya han informado en gran cantidad, pero gran parte de la información que han manejado no se apega a lo que realmente es.
 
“Analizamos, por ejemplo, la Estela Uno de Cobá, que está aquí en Quintana Roo. Esa estela tiene la fecha del 13 de agosto del año 3114 Antes de Cristo. En esa fecha se inicia una nueva era de los mayas y dura cinco mil 125 años, que se cumplen este 21 de diciembre. Es lo que los mayas llaman la Cuenta Larga, que es la combinación de varios calendarios”.
 
Entonces, se acaba la cuenta larga y comienza otra cuenta y no pasará nada más, dice Garduño Argueta, al igual que cuando termina un milenio y comienza otro, aunque mucha gente afirmó que los mayas habían pronosticado el fin del mundo, cosa que no está escrita en ningún lado, por lo que se trata simplemente de personas que intentan sorprender al público, de vender o de ganar dinero.
 
“La fecha del 21 de diciembre de 2012 está escrita en la Estela Seis de Tortuguero, en Tabasco. La estela en forma de T, nos cuentan los jeroglíficos algunas actividades que realizó Ahpo Bahlum, el gobernante entre los años 700 y 800, más menos, de nuestra era y tiene la fecha del fin de la cuenta larga, cuando va a descender una deidad llamada Bolom Yokte Kú, pero no hay nada de que se va a acabar el mundo”.
 
Al cabo, Jaime Garduño Argueta descartó cualquier reacomodamiento de los cosas o del cosmos y muchos menos que pudiera llegar el fin del mundo. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios