12 de Diciembre de 2017

Quintana Roo

Entre Mario Villanueva y Roberto Borge

Por su juventud como estado parido en 1974, Quintana Roo no puede permanecer impasible ...

Compartir en Facebook Entre Mario Villanueva y Roberto BorgeCompartir en Twiiter Entre Mario Villanueva y Roberto Borge

Por su juventud como estado parido en 1974, Quintana Roo no puede permanecer impasible ante la caída de dos ex gobernadores priistas: Mario Ernesto Villanueva Madrid y Roberto Borge Angulo, independientemente de las motivaciones y situación peculiar de cada proceso. Lo cierto es que uno está en la cárcel desde mediados de 2001 y el otro destinado a un proceso muy desgastante, acosado por un ejército furioso desplegado en las redes sociales.

Cuentan que Mario Villanueva hizo una mala apuesta al desafiar al presidente Ernesto Zedillo, quien no le perdonó la osadía y le soltó la jauría que lo obligó a soltar la gubernatura nueve días antes del fin de su mandato. El gobierno federal primero linchó al colmilludo chetumaleño, filtrando datos explosivos que lo ubicaban como cómplice del narcotraficante Alcides Ramón Magaña, El Metro.

Todos los encendidos simpatizantes de Villanueva saben que no fue un monje tibetano en la silla embrujada; de hecho, ese instinto de cobra con puño de roca sedujo a miles que preservan intacta su devoción al único chetumaleño que ha jugado en las grandes ligas y cuyo tanque de oxígeno le alcanzó para impulsar a Joaquín Hendricks Díaz como sucesor, previa zancadilla a su comadre Addy Joaquín Coldwell, hermana del gobernador Carlos Joaquín González.

En el proceso contra Villanueva el gobierno federal ha lucido sanguinario en exceso, sobre todo porque las acusaciones de nexos con el narcotráfico no fueron demostradas al margen del amañado recurso de los testigos protegidos que bailan al son que les toca la autoridad suprema.

En el caso Roberto Borge, su caída ocurrió un año después del escandaloso derrumbe del PRI en Quintana Roo, desplome provocado por el segundo ex gobernador en desgracia en un lapso de 16 años.

Borge ha sido linchado en todos los frentes de información y su captura en Panamá agitó a miles de gargantas que aguardaban el acontecimiento con buena dotación de rencor, creyendo en algún momento que el joven cozumeleño no sería impactado por la justicia.

Los expedientes Mario Villanueva y Roberto Borge son muy diferentes –como sostienen mis lectores–, pero nadie podrá negar que estamos ante dos ex mandatarios priistas quintanarroenses en desgracia y sin la amada libertad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios