|
Los efectos para insertar a Walker son muy buenos en unos momentos. (Contexto/Internet)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Por Rafael R. Deustúa

Justin Lin hizo dos cosas bien en la pésima “Rápidos y Furiosos 6”, adelantarnos un combate entre Toretto y Jason “El Transportador” Statham y ceder la silla del director a James Wan, pues el estudio ya quería empezar la secuela. Gracias a la primera daban ganas de ver la siguiente cinta; gracias a la segunda tenemos una buena cinta aún quitando la carga emocional de la muerte de Paul Walker.

Tras enfrentarse a terroristas en Europa, la familia Toretto trata de ajustarse a la cotidianeidad, en particular Brian, llevando a su hijo en minivan en vez de un deportivo. Pero el asesinato de Han en Tokio y un bombazo en su casa les advierten que su pasado los alcanza de nuevo, ésta vez en la forma de un asesino que desea vengar a su hermano.

Acción desquiciada

El director James Wan, quizá por ser un forastero del cine de acción, supo ver qué y cómo falló de la malograda “Rápidos y Furiosos 6” y reinventó la limonada. Otra vez tenemos autos veloces, chicas semidesnudas, tipos rudos y desbordante acción desquiciada aderezada de humor... por parte de un equipo que no se toma en serio a sí mismos.

Lo que le sobra de emotividad a la cinta -por la muerte de Walker- le falta de lógica, como siempre. Sin embargo tenemos una trepidante carrera por escenarios de varios países y en distintas circunstancias, extraordinarias escenas de acción, mucha música y bellezas en bikini, así que es un festín para salirnos felices de la realidad.

Los de siempre, Vin Diesel, Paul Walker (más sus hermanos Caleb y Cody), Michelle Rodríguez, Jordana Brewster, Tyrese Gibson, Ludacris y Dwayne Johnson, ofrecen su nivel de actuación habitual, pero la gran dirección y algunos buenos momentos los hacen lucir. Como villano Jason Statham da su bien conocido rol de tipo duro y tiene dos buenas peleas con Diesel y Johnson -con la cámara algo acelerada para verse dinámicos a sus cuarentaytantos. Kurt Russell sorprende por estar vivo.

Los efectos para insertar a Walker son muy buenos en unos momentos, pero demasiado obvios cuando usan dobles de cuerpo. En cuanto a la acción, es grandioso el trabajo que presentan, tanto en lo visual como en el audio. La edición nos atrapa y nos lleva en una montaña rusa en las más de dos horas de cinta.

Cargando siguiente noticia