México, sin luz gracias a los errores de AMLO

La CFE decidió no comprar la cobertura de gas natural, y ahora no puede pagar los altos precios...

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

De acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cerca de un millón de usuarios seguían sin luz en algunos estados del norte de México (principalmente en Chihuahua) debido al congelamiento de ductos de gas natural en Texas. ¿De verdad?

 

Esos son argumentos de engañabobos, pues si el gigante ruso de la energía Gazprom bombea gas a la Unión Europea evitando el territorio de Ucrania no sólo por el norte a través del gasoducto Nord Stream 1, sino también por el sur. Pasando por Bulgaria, con el sistema de gasoductos TurkStream, con una ruta en donde la temperatura ambiental es de -22°C o más frío y ¡¡¡EL GAS NO SE CONGELA!!!!

 

¿Y quién se los va a creer? Si bien es cierto que en todas partes del mundo hay, de vez en cuando, fallas en el suministro eléctrico. Pero la cosa deja de ser normal para volverse patológica, cuando los apagones se deben al manejo político y no técnico del sector energético; y a la necedad, perdón, la necesidad de revivir el monopolio estatal.

 

Según la empresa que dirige Manuel Bartlett, en buena medida los apagones de la semana primero en el norte y luego en muchas partes del país se debieron a que no había suficiente gas natural. ¿En serio?

 

¿Se les acabó así de pronto? ¿Nadie se dio cuenta? Obviamente para responder esto, la CFE tendría que explicar cuáles fueron sus pronósticos de consumo, sus pedidos de suministro y, por supuesto, las reservas que tenía almacenadas. ¿Hará públicos estos datos? Por supuesto que no.

 

Los problemas de suministro de energía eléctrica que sufre hoy el país se deben a que la propia Comisión Federal de Electricidad (CFE) decidió no comprar la cobertura de gas natural, y ahora no puede pagar los altos precios que hay en el mercado. El gobierno de México pagaba una cobertura de variación de precio todos los años para que el precio quedara en máximo 5 dólares por millón de BTU (Unidad Térmica Británica), todos los meses del año. Esta vez la CFE, decidió no comprar la cobertura y ahora no puede pagar los altos precios del gas.

 

Fue una mentira más de la CFE que el problema haya sido por congelamiento en ductos, que no sucede ni en Rusia. El problema está en el precio exorbitante por la falta de previsión en la compra de la cobertura. Un error más y muy grave de la CFE. De marzo a noviembre el precio del gas natural en Estados Unidos fue de 3 dólares por millón de BTU, pero que en la temporada invernal el precio se dispara.

 

Lo grave es que Pemex y la CFE, quieren usar el combustóleo que se encuentra almacenado, que es muy contaminante y que nadie quiere en el mundo, y que además tiene contenidos de azufre del 5 por ciento cuando normas internacionales exigen niveles por debajo del 0.5 por ciento. El transporte marítimo internacional y refinerías de otros países ya no compran nuestro producto. El gobierno de México ha decidido quemarlo en las viejas y muy contaminantes termoeléctricas del país. Ese es el verdadero motivo de no comprar gas natural y de la iniciativa preferente del presidente.

 

Las reformas propuestas a la Ley de la Industria Eléctrica son violatorias de distintos artículos en la Constitución, frenan energías renovables y compromisos de México al Acuerdo de París. Si se aprueba esta ley, no se alcanzará la meta de producir 35 por ciento de la energía eléctrica con renovables para el 2024.

 

Ah, pero López Obrador sigue necio en impulsar la construcción del a refinería de Dos Bocas, cuando este dinero lo deben usar para construir sitios de almacenaje y transporte de gas natural y crear una reserva para contingencias como la que estamos pasando.

 

¿SE QUIEREN EVITAR APAGONES? HAY 20 PROYECTOS PRIVADOS DE INFRAESTRUCTURA A LA ESPERA DE APROBACIÓN. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señaló que la emergencia eléctrica que atraviesa el país, principalmente a la zona norte, evidencia la urgencia de inversiones en infraestructura de transmisión y almacenamiento de combustibles y gas; área en la que, aseguró, el interés del sector privado ha quedado manifiesto al haber en lista de espera para su aprobación al menos 20 proyectos que representan inversiones por 300 mil millones de pesos.

 

El CCE destacó también la necesidad de permitir al sector privado participar en generación de energía para hacerlo a precios más competitivos. “Existen al menos 20 proyectos de infraestructura de gas que representan inversiones por 300 mil millones de pesos y 50 mil empleos directos e indirectos, y que están pendientes de aprobación. Pues estas divisiones son, además, las más rentables de la CFE y las que pueden hacerla más fuerte financieramente”, señaló la máxima cúpula empresarial en un posicionamiento en el que destaca lo indispensable de fortalecer la infraestructura de transmisión y distribución de energía.

Cargando siguiente noticia