23 de Junio de 2018

Opinión QRoo

Luto y desdén

Una fuga de gas le arrebató la vida a una promesa de la zona maya.

Compartir en Facebook Luto y desdénCompartir en Twiiter Luto y desdén

María Francisca Poot Cahun, una brillante profesionista de 27 años de edad originaria de Tihosuco y egresada de la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo (Uimqroo), perdió la vida con tres universitarios por una fuga de gas que contaminó su habitación en la colonia Universitaria de Toluca, donde estudiaba la maestría en Lingüística becada por el Conacyt. 

Su trágico fallecimiento inundó de luto a su familia y a toda la comunidad de Tihosuco, ya que la joven siempre destacó por su desempeño académico y por la energía que mostraba para seguir sus sueños, cortados de golpe por una jugarreta del destino. 

Pero más allá del ámbito familiar, el deceso de esta promesa de la zona maya ha pasado desapercibido, pues instituciones como la Conacyt, el Coqcyt y nuestras dependencias gubernamentales –como las encargadas de dar atención a la zona indígena– han mostrado una indiferencia insultante, dejando sola a la familia Poot Cahun que se han visto obligada a pedir apoyo económico en redes sociales para trasladar el cuerpo de la joven.                                                                                                    

El ex Rector y catedrático de la Uimqroo, Francisco Rosado May, llamó a las autoridades estatales y a las instituciones a solidarizarse con esta familia indígena que ha hecho un enorme esfuerzo para salir adelante, prepararse y crecer, por lo que deben recibir el apoyo de su comunidad, de la universidad intercultural y de otras instituciones gubernamentales.

El ex rector de la Universidad de Quintana Roo consideró que tanto el Conacyt, la Coqcyt y la Universidad Autónoma del Estado de México donde estaba estudiando están obligados moralmente a brindar el apoyo a la familia en este lamentable suceso.

No es la primera vez que la familia enfrenta la tragedia, ya que otro de sus miembros, Marco Antonio Poot Cahun, el año pasado tuvo un fuerte accidente que lo dejó en coma en Barcelona, España, donde estudiaba su posgrado. En esa ocasión tampoco recibieron apoyo para lidiar con el problema, hasta que el hecho se hizo de conocimiento público y obligó a la reacción gubernamental.

De origen maya y muy conocedor del entorno universitario, Rosado May dijo que ojalá este accidente no desanime a otros estudiantes que pretenden hacer su posgrado, pues es indispensable para el estado que se sigan formando y tengan un mejor nivel educativo para regresar a Quintana Roo, apoyando su desarrollo.

Imperdonable la indiferencia institucional, el desdén de las dependencias gubernamentales ante la tragedia que atraviesa esta familia de nuestra zona maya. La buena política debe aparecer ahora y sin excusas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios