21 de Septiembre de 2018

Opinión QRoo

Cero y van tres

Por tercer año consecutivo el tradicional desfile del Día del Trabajo fue cancelado en Quintana Roo...

Compartir en Facebook Cero y van tresCompartir en Twiiter Cero y van tres

Por tercer año consecutivo el tradicional desfile del Día del Trabajo fue cancelado en Quintana Roo con argumentos muy diferentes a los esgrimidos por la administración gubernamental anterior, pero con el mismo objetivo.

En 2015 y 2016 el desfile que conmemora a los obreros mártires de Chicago y el logro de derechos laborales más justos, fue suprimido por el gobierno borgista con el pretexto de que podría interferir en los procesos electorales en marcha, el federal de 2015 y el local del año pasado.

A pesar de ello, Roberto Borge, a quien le resultaba incómodo escuchar las demandas y protestas de la clase trabajadora, no pudo evitar que sindicatos y agrupaciones se manifestaran de manera autónoma yendo en contra de sus dirigentes charros, quienes hicieron todo lo posible por contener a sus agremiados para cumplir el deseo del caprichoso ex gobernador.

Por eso llama la atención que en este año, el Oficial Mayor de Gobierno, Manuel Alamilla Ceballos, y la secretaria del Trabajo, Catalina Portillo Navarro, hayan optado por mantener esa tradición de cancelación en este gobierno del cambio, ahora pretextando la austeridad gubernamental.

Los funcionarios revelaron que el desfile resulta muy costoso para el gobierno estatal porque todos los gastos de las distintas agrupaciones y sindicatos eran cubiertos con dinero público, desde las gorras y playeras, hasta las aguas y tortas de cochinita.

Manuel Alamilla y Catalina Portillo “convencieron” a los dirigentes, tan dóciles como de costumbre, de catafixiar el desfile por un desayuno en el Centro de Convenciones de Chetumal, donde cada agrupación tendrá derecho de llevar a unos cinco representantes.

Pero esta acción no fue bien vista por el grueso de los trabajadores, quienes sienten que nuevamente están amordazando su derecho a levantar la voz para protestar, para demandar y exigir mejores condiciones laborales ante el gobernador y las principales autoridades del estado.

Este lunes será la tercera vez al hilo que la avenida de los Héroes no vibrará con las voces y pasos de los miles de trabajadores que año con año hacían suya esta emblemática fecha repleta de expresiones vigorosas en un escenario de libertades a pleno sol.

La familia Novedades abraza a nuestra columnista Cecilia Lavalle Torres, a su esposo Carlos Caraveo Gómez y a toda la familia que tanto amó Alejandro Caraveo Lavalle. Nuestras condolencias con todo el corazón.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios