18 de Octubre de 2018

Opinión QRoo

“Maximato” en Tulum

Con los hilos del gobierno de Tulum en las manos desde hace casi una década...

Compartir en Facebook “Maximato” en TulumCompartir en Twiiter “Maximato” en Tulum

Con los hilos del gobierno de Tulum en las manos desde hace casi una década, el polémico cacique priista y primer ex alcalde del noveno municipio, Marciano Dzul Caamal, amenaza con extender su reinado “de facto” por otro trienio, pues pretende ser por segunda ocasión candidato del Tricolor a la alcaldía que hoy preside su hermana Romalda Dzul.

Y no, no es una vacilada. Desde el 2009 que fue electo como el primer presidente municipal constitucional de Tulum, Marciano solo soltó la estafeta del poder por un periodo de año y medio, cuando a calor de Carlos Joaquín González llegó a la presidencia municipal Edith Mendoza Pino, quien no culminó su periodo por los rencores del ex gobernador Roberto Borge contra todo lo que oliera al “joaquinismo”.

Ni tardo ni perezoso, Marciano Dzul influyó para que su pupilo Martín Cobos Villalobos se quedara al mando como interino, y después cediera la presidencia a otro “marcianista”, David Balam Chan, quien devolvió el favor apoyando abiertamente como alcalde la campaña de la hermanita del cacique, Romalda Dzul Caamal, quien gracias a ese impulso logró imponerse a Jorge Portilla Manica, candidato de la alianza PAN-PRD.

Como un Plutarco Elías Calles caribeño, Marciano Dzul se ha convertido en el “jefe máximo” y mantiene secuestrado el poder en el municipio de Tulum, cuyo llamado a convertirse en un megadestino turístico al nivel de Playa del Carmen y Benito Juárez se ha visto truncado por malas decisiones políticas y la nula visión de sus gobernantes.

Ahora, con la efervescencia electoral por el 2018 en plena ebullición, Marciano Dzul ha empezado a extender sus tentáculos dentro del PRI para hacerse de la candidatura y retornar a la silla presidencial, lo que no será sencillo porque en la oposición hay cuadros competitivos decididos a romper con su cacicazgo.

Aunque el PRI siempre ha ganado las elecciones en Tulum, esa hegemonía podría romperse ya que el Tricolor llega más debilitado que nunca y enfrenta a rivales en franco crecimiento, como el “Frente Amplio” conformado por PAN-PRD y Movimiento Ciudadano, que tiene como primera opción al tesorero del estado, Edgardo Díaz Aguilar, y al ex presidente del Concejo Ciudadano de Tulum, Víctor Maas Tah, ambos de escuela priista pero montados en la ola del cambio, mientras que Morena enlistó al popular “Don Cafeto”, Germán Gallegos Cruz, también egresado de las filas tricolores.

Y es que para que la cuña apriete, tiene que ser del mismo palo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios