16 de Octubre de 2018

Opinión QRoo

Guarida de canguros en el Conalep

La intempestiva renuncia de Andrés Ruiz Morcillo a la dirección general del Conalep –para seguir dedicado de tiempo completo a la “grilla”...

Compartir en Facebook  Guarida de canguros en el ConalepCompartir en Twiiter  Guarida de canguros en el Conalep

La intempestiva renuncia de Andrés Ruiz Morcillo a la dirección general del Conalep –para seguir dedicado de tiempo completo a la “grilla” y ya sin distractores– le abrió a Cecilia Loría Marín la posibilidad de retornar a una posición modestísima, pero mucho más jugosa que el ninguneado Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) que tuvo la virtud de esfumar a quien fue en su momento poderosa y altanera titular de Educación, al cobijo de Joaquín Hendricks Díaz en la gubernatura.

Pero antes de abandonar el changarro, el ex alcalde capitalino armó revuelo al sacudir un nido de ratas que ha hecho de las suyas por tres años: aviadores con nombre y apellido que sangran el presupuesto de esta noble institución educativa, con la complicidad del líder sindical del Conalep, Miguel Ángel de la Cruz Gorocica, quien debe rendir cuentas,  pero prefirió ocultarse en la paradisíaca isla de Tamalcab.

Losdocentes e indecentes aviadores son: Hugo Leonel Barrera Gómez, José María Canul Puch, Ángel Armín Cárdenas Requena, María Guadalupe Hoil Basto, Manuel Iván Méndez Magaña, Zenaida Moreno Chan, Fernando de la RosaChulín, Pedro Antonio Rodríguez Manrique y Aidé Sansores López. Y también hay administrativos aviadores…

Muchos millones de pesos escurren por el canal de aguas negras, beneficiando en gran medida–según fuentes fidedignas–  a este corrupto líder sindical que tarde o temprano debe salir de su madriguera.

Este es el grado de putrefacción ventilado por Andrés Ruiz Morcillo, quien no abordó el tema de los ocultos intereses de su sucesora Cecilia Loría, quien tiene el jugoso negocio de siete tiendas del Conalep en gran parte del Estado, filón solapado por el ex alcalde chetumaleño con aspiraciones de candidato.

Las tiendas del Conalep son una minita de oro para Cecilia Loría, quien viola todo tipo de lineamientos al sacar provecho de una posición burocrática de privilegio, acción que debe ser duramente sancionada por la autoridad correspondiente.

Lo hecho por Cecilia Loría es un acto inmoral que la retrata de cuerpo entero, ya que la política derrotada en las urnas –como candidata del PRI a la diputación local en 2005– no desperdicia el tiempo en su tarea de hacer negocio donde detecte nichos de oportunidades.

Morcillo dejó intacto el negocio de las concesiones de Cecilia Loría en el Conalep, el cual preservará y reactivará la señora ya reinstalada en esa posición, confiando atinadamente en el manto de la impunidad.

Hasta las ratas dicen “sálvese quien pueda” al escapar del Conalep, ya que la competencia es durísima.

Andresito y la lámpara maravillosa

Si Andrés Ruiz Morcillo repasa a conciencia sus fortalezas y debilidades como retador que se alista para el encontronazo boxístico, el tema de las lámparas de Leds puede sacarle canas verdes. Y es que para el alcalde capitalino, Eduardo Espinosa Abuxapqui, este contrato leonino ha sido una señora calamidad para las arcas famélicas, y ya no quiere saber más del asunto.

De hecho, personal de Obras Públicas del municipio ha ido reemplazando las lámparas de Leds fundidas, colocando lámparas ahorradoras que generan un ahorro efectivo.

Las de Leds fueron vendidas a precio de diamante, como si el Ayuntamiento hubiese participado en una subasta para adquirir las lámparas que pertenecieron a estrellas de cine o del rock.De ese tamaño fue el negocio avalado por Morcillo, quien no dejará de ser una piedra en el zapato de Arlet Mólgora Glover, inminente candidata del PRI a la diputación federal por el segundo distrito con cabecera en Chetumal.

Blocks para una buena causa

Muestra palpable del esfuerzo más contundente por lograr la instalación de un hospital de especialidades en la capital del Estado, los 120 mil blocks de construcción que permanecieron en un predio cercano a la Universidad de Quintana Roo (UQROO).

El material fue donado con mucho sacrificio por familias chetumaleñas entusiasmadas por este noble proyecto de alto impacto social, impulsado por Manuel Valencia Cardín a su paso por la presidencia de la Gran Comisión del Congreso.

Recordemos que la carencia de un hospital de esas características ha sido nuestro talón de Aquiles, ya que miles de familias han padecido por décadas y obligadas a trasladarse a Mérida para recibir atención médica especializada.

En los últimos días se ha notado una intensa actividad de trabajadores de las Brigadas del Bienestar que han comenzado a retirar los blocks, despertando suspicacias. Pero pude constatar que dicho material de construcción está siendo trasladado y acomodado a un costado de la Unidad de Especialidades Médicas para la Detección del Cáncer de Mama (UnemeDedicam), y en breve Manuel Valencia, en nombre de los donantes, los entregará a las autoridades de salud, para apoyar la construcción de un complejo hospitalario que será instalado a la entrada de Chetumal.

Los blocks tendrán prácticamente el destino original, y eso es a fin de cuentas es lo que más importa.

Patricia hace “changuitos” en la red

La ex presidenta y ex diputada local del PAN, Patricia Sánchez Carrillo, cometió un error infantil e inaceptable en su cuenta de Facebook, donde publicó una crítica mal enfocada contra la excesiva publicidad de los informes del diputado local José Luis “Chanito” Toledo y del diputado federal Raymundo King de la Rosa, aderezada con dos epítetos racistas a todas luces que la colocaron en el centro de un escándalo inesperado.

Y es que la panista cancunense indignada por lo que ella calificó como contaminación visual, utilizó los términos “changuito” y “negrito” en clara alusión al actual líder del Congreso y a Raymundo King de la Rosa.

“¡¡Por Dios!! ¿¿pero qué nos pasa?? Esto de transitar la carretera, en el tramo Cancún - Tulum, entre "Changuitos y Negritos", está del carajo, en verdad que estos batos, (uno diputado local y otro federal), cómo han contaminado este tramo con su imagen, ¡¡ni para dónde mirar!! se han convertido en un verdadero peligro para los conductores, porque en verdad apend… tanto espectacular con su cara y para terminar de joder, entra uno a la ciudad y combis y camiones y más espectaculares, publicitando sus famosos informes, ¡¡claro pagados con nuestra lana!! Y los ciudadanos?? Dónde estamos?? Será que esto, no nos afecta?? O también somos parte del grueso de la población apanicada, por la represión que existe aquí en Quintana Roo, por parte del gobierno?? PSC” (sic.), escribió.

Más allá del lenguaje de arrabal utilizado en su publicación que rayó en lo vulgar, la crítica –válida en principio– perdió su propósito por los calificativos que seleccionó para referirse a dos políticos rivales, evidenciando tintes de racismo.

Pero el asunto no terminó allí, porque tras la polémica publicación la ex diputada recibió un alud de críticas, algunas provenientes de priistas y otras de ciudadanos comunes, pero ella decidió actuar con el orgullo por delante y en lugar de reconocer su error o cuando menos no hacer más grande el escándalo, se aferró a defender lo indefendible para justificar su tropiezo.

“…yo no he mencionado ningún nombre propio y lo de NEGRITO, es porque en los círculos más cercanos de amistades a sí le dicen (sic.)”, publicó en una respuesta más amplia.

Pero justificaciones y egos aparte, Patricia Sánchez Carrillo sabe que cometió un error y que la principal afectada por ese arranque de ira racial será ella.

Y hablando del Facebook, donde los que no caen resbalan, la diputada federal chetumaleña Lizbeth Gamboa Song publicó una foto acompañada por el coordinador de la bancada Tricolor en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones Rivera, quien la invitó a viajar en jet privado a la capital del Estado para presenciar el segundo informe del diputado federal Raymundo King de la Rosa.

La Expofer: prueba de fuego para Abuxapqui

El viernes arrancó la edición 2014 de la tradicional feria chetumaleña bautizada desde hace décadas como “Expofer”, donde el alcalde capitalino, Eduardo Espinosa Abuxapqui, se está jugando su credibilidad política, ya que desde que asumió el cargo se comprometió a revivir la antigua gloria de este evento que se ha ido deteriorando.

En los dos pasados trienios –bajo las presidencias municipales de Andrés Ruiz Morcillo y Carlos Mario Villanueva Tenorio– fue donde la calidad de la feria empezó a caer en picada–, hasta que se desplomó en las últimas ediciones donde la crisis económica del Ayuntamiento fue el pretexto perfecto para dejar a los chetumaleños sin una Expofer digna de la capital. 

Conocedor de que la Expofer es un asunto de orgullo y nostalgia para los capitalinos, Abuxapqui retomó el tema y empeñó su palabra de que para el 2014 se tendría una feria sin precedentes en términos de oferta, exposiciones y organización.

Y aunque la oferta de artistas famosos es escasa, la cartelera para el “teatro del pueblo” está muy nutrida con presentaciones culturales y de artistas locales reconocidos, con lo que se impulsa también el talento regional.

También aseguran que se mejoró la oferta de juegos mecánicos, con atracciones novedosas y de primera calidad, sin faltar la lluvia que acompaña a nuestra feria en cada inauguración.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios