24 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Guerrerenses defienden el folclor de su estado

Representan el octavo lugar entre migrantes mexicanos y el 2.2% de la población de Cancún.

La tuba, mezcla de coco con alcohol o el chilate, donde se muele el cacao con arroz y canela son dos bebidas refrescantes típicas de Guerrero. (Redacción/SIPSE)
La tuba, mezcla de coco con alcohol o el chilate, donde se muele el cacao con arroz y canela son dos bebidas refrescantes típicas de Guerrero. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Guerrerenses defienden el folclor de su estadoCompartir en Twiiter Guerrerenses defienden el folclor de su estado

Licety Díaz/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- Una de las primeras manos de obra en apoyo al turismo en Cancún fue la gente del estado de Guerrero, comenta Cirilo Morales Nicolás, quien llegó a Cancún en 1983.

Recuerda que lo trajeron a trabajar en los primeros centros de hospedaje que crearon en la zona hotelera, donde se desempeñaba como mesero, pero cuando Juan José Herrera fundó la Asociación de Guerrerenses en Quintana Roo, se sumó a la idea y se encargó del departamento de cultura, desde entonces defiende el folclor de su estado, además de sus bailes.

La asociación apoya a sus paisanos con asesoría jurídica, y los ayuda en la ubicación de empleos. Se fundó con el objetivo de reunirse y rescatar las costumbres y tradiciones del territorio.

En la asociación existen cinco mil asociados, y cuando desean reunirse lo hacen en la cafetería Salos y Chelmos, en la Supermanzana 23, o en la pozolería Castillo, sobre la avenida José López Portillo.

Los guerrerenses representan el octavo lugar entre migrantes mexicanos, y el 2.2% de la población de Cancún nacida en otra entidad.

Morales Nicolás confiesa que la tuba, mezcla de coco con alcohol o el chilate, donde se muele el cacao con arroz y canela son dos bebidas refrescantes de las que más toman.

Los bailes típicos como la chilena, una mezcla que data de hace dos siglos atrás, se bailan en actividades programadas por la asociación en el parque de Las Palapas, momento para exhibir los trajes típicos del lugar que son muy coloridos y variados.

La falda de la mujer es floreada y la blusa lleva un mandil o paliacate, usan huarache, mientras que el hombre usa camisa y pantalón blanco, paliacate, sombrero de palma, zapato o huarache.

Confiesa que el guerrerense es una persona difícil, todos quieren mandar, pero a pesar de eso son amables y cariñosos, dice con un gesto de convencimiento.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios