13 de Diciembre de 2018

Quintana Roo

Cambiar el agua por refresco golpea el bolsillo

En promedio las familias cancunenses gastan hasta 24 mil pesos al año en bebidas gaseosas, ocasionando un daño económico y de salud.

El consumo excesivo de refresco incrementa el riesgo de la aparición de enfermedades como la obesidad, la diabetes, osteoporosis, entre otros. (Tomás Álvarez/SIPSE)
El consumo excesivo de refresco incrementa el riesgo de la aparición de enfermedades como la obesidad, la diabetes, osteoporosis, entre otros. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Cambiar el agua por refresco <i>golpea</i> el bolsilloCompartir en Twiiter Cambiar el agua por refresco <i>golpea</i> el bolsillo

Oskar Mijangos/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- Familias en Cancún consumen sus alimentos acompañados de bebidas gaseosas regularmente, esto genera un gasto en sus bolsillos de hasta 24 mil pesos al año, además de múltiples consecuencias negativas en su salud.

El nutriólogo, Antonio Ruiz Hernández, señala que el consumo excesivo de refresco incrementa el riesgo de la aparición de enfermedades como la obesidad, la diabetes, osteoporosis, problemas renales entre otros.

Entre sus pacientes, muchos consumen este producto de manera cotidiana, al optar por refrescos en lugar de agua, lo que afecta no sólo su salud sino también su bolsillo.

La familia Fuentes Becerra, conformada por tres integrantes, padre, madre e hijo de 15 años de edad, consumen un promedio de tres litros de refresco por persona al día.

El precio de una botella con refresco de tres litros en promedio es de  24 pesos, lo que genera un gasto diario de 72 pesos al consumir tres de ellas, a la semana desembolsan un promedio de 504 pesos, para un gasto mensual de dos mil 16 pesos, quedando la cuenta en 24 mil 192 pesos al año.

Un garrafón de agua, contiene 20 litros y tiene un costo de 25 pesos en promedio, es equivalente en contenido a seis botellas y media de refresco, es decir, si acompañaran cada comida con un litro de agua, su gasto a la semana sería de 77.50 pesos en promedio al consumir 3.1 garrafones a la semana. 

Su consumo mensual sería de 310 pesos, para una inversión anual de tan sólo tres mil 720 pesos, ahorrando 20 mil 472 pesos al año.   

El consumo de refrescos afecta sobre todo a los menores de edad, indica Ruiz Hernández, que al estar en etapas de desarrollo se ven dañados en su crecimiento pues disminuye la absorción del calcio en los huesos, lo que ocasiona osteoporosis y también desarrolla piedras en los riñones.

Además la cafeína altera el sistema nervioso, ocasionando insomnio, por lo que recomienda beber agua natural o preparada con frutas naturales de la temporada y que no requieran azúcar, lo que prevendría la aparición de múltiples enfermedades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios