Ingenio “barre” con hectáreas agrícolas

Los residuos de la industria en San Rafael de Pucté se vierten en tierras de ejido Álvaro Obregón.

|
Los terrenos a espaldas de la fábrica fueron adquiridos hace años por los industriales al núcleo agrario, pero les fueron retirados tiempo después. (Daniel Tejada/SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Al menos 30 hectáreas de tierras de uso agrícola y ganadero en el ejido Álvaro Obregón Unidad Agrícola han sido contaminadas con lixiviados, cenizas, sosa cáustica y aguas residuales con diversos ácidos.

El responsable es el ingenio San Rafael de Pucté, que lleva más de 40 años operando la producción de azúcar en la zona, según se pudo constatar a través de imágenes aéreas del sitio.

Los desechos de cenizas vertidos en los terrenos pertenecientes al ejido Álvaro Obregón, por la fábrica, han generado cerros de casi 10 metros de alto, así como ríos de desechos líquidos.

Armando Martínez Fernández, ex presidente del comisariado ejidal, afirmó que de manera irregular los industriales adquirieron hace unos años el predio para tirar sus desechos, pero les fue solicitado por la asamblea al detectar que la compra se realizó sin el respaldo de la máxima autoridad en el ejido, a pesar de eso la fábrica continúa vertiendo los residuos en las tierras de uso común.

También te puede interesar:

Considero necesario que la fábrica cuente con una planta de tratamiento de aguas residuales para evitar que la contaminación avance.

(Daniel Tejada/SIPSE)

Información proporcionada por personas que laboran dentro del ingenio señala que en el método de transformación de la caña, se aplican procesos químicos en los que se utilizan productos, como el subacetato de plomo, arsénico, cal, decolorantes, azufre, ácido fosfórico y tensoactivos, entre otros.

Según datos proporcionados por el núcleo agrario, el vecino poblado de Pucté, también presenta contaminación en los pozos de riego, cuyo fluido ha aumentado su acidez, quemando las plantas al momento del riego.

Además, los ejidatarios han manifestado su preocupación porque el agua mezclada con diversos químicos, es vertida mediante drenajes a cielo abierto y llegan hasta la zona de cañales, contaminando gravemente el subsuelo.

Según el informe de la Comisión Nacional de Ecología de México en materia de extracción y consumos de agua de los nueve principales giros industriales de México, el 35.20% del total de agua que se extrae del subsuelo del país es para uso de las fábricas de azúcar.

(Daniel Tejada/SIPSE)

De acuerdo con ese informe, la industria utiliza grandes cantidades de agua, sobre todo, en el lavado de la caña y la condensación del vapor, también incluye el aseo del carbón animal y el carbón activo, suministro de agua a las calderas, soluciones del proceso, lavado de los filtros y para el intercambio de iones en enfriamiento sin contacto.

Además utiliza agua para compensar las pérdidas en la alimentación de las calderas, para la ceniza volante y para el lavado de pisos.

En esos procesos, se utilizan hasta 3.34 metros cúbicos de agua para procesar una tonelada de caña y el ingenio de la zona sur tiene pronosticado procesar casi dos millones de toneladas de caña durante la presente zafra.

Ante esa situación, se intentó entrevistar a los responsables del ingenio, pero en todas las ocasiones el personal argumentó que nadie está autorizado para dar entrevistas.

Cargando siguiente noticia