Intenciones

México es el país cuya población gasta menos en recreación y cultura...
|

Me encontré estos datos dados a conocer en agosto de 2008 por la Organización para la Cooperación y el desarrollo Económico (OCDE) y resulta que México es el país cuya población gasta menos en recreación y cultura, destinando para ello el 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Pese a que en El Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, del presidente Felipe Calderón señalaba que durante su gobierno se incluirían estrategias y líneas de acción para revertir esta situación, señalando al área como una de las principales, al dedicarle objetivos, con sus correspondientes estrategias.

Y decía así: El Gobierno de la República prestará especial atención a las políticas públicas que inciden en el arte, la cultura, el deporte y la recreación, al considerarlas actividades centrales para la salud y vitalidad de la sociedad. Objetivo 21.

Lograr que todos los mexicanos tengan acceso a la participación y disfrute de las manifestaciones artísticas y del patrimonio cultural, histórico y artístico del país como parte de su pleno desarrollo como seres humanos. Objetivo 22. Impulsar la creación de múltiples opciones para la recreación y el entretenimiento para toda la sociedad mexicana.

Esto al no ser aplicado o aplicado a medias, explica los resultados que México obtiene en las evaluaciones académicas y me pregunto ¿Cómo tener un país de lectores cuando no se destinan recursos para la compra de libros? Quiero mucho a México, pero ¿por qué se queda todo en intenciones? Definitivamente sale mi espíritu bohemio y por qué no decirlo hasta inocente, pero podemos todos fomentar una cultura casera e iniciar familiarmente un interés por todo lo que hay (que es mucho) de las actividades que existen en el rubro cultural, artístico y educativo. Cada mes aparece el calendario de la Casa de la Cultura de Cancún que dirige magistralmente mi amiga Marcela Torres ¿la han consultado alguna vez? Opciones hay muchas y sin costo muchas de ellas y así para todo.

Pero gastamos una fortuna en el cina y su dulcería, así como en los boletos y las chelas del estadio; pero no digamos que no hay cultura, lo que pasa es que no la buscamos, no nos interesa. Hasta la próxima semana.