12 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Un funcionario expulsa reporteros

Con innecesaria mano dura el reportero Rafael Briceño Chablé (Noticaribe) fue expulsado de un evento público...

Compartir en Facebook Un funcionario expulsa reporterosCompartir en Twiiter Un funcionario expulsa reporteros

Con innecesaria mano dura el reportero Rafael Briceño Chablé (Noticaribe) fue expulsado de un evento público efectuado por la alta burocracia en el Centro Internacional de Negocios y Convenciones de Chetumal. Con garrote en mano, prepotentes guaruras de Eduardo Ortiz Jasso –director de la Agencia de Proyectos Estratégicos de Inversiones– invitaron al periodista a obsequiarles su ausencia porque el evento era privado.

El periodista Luciano Núñez reveló el episodio que no es simple anécdota, ya que impacta de lleno en las relaciones prensa-gobierno y en la cobertura de eventos públicos que no pueden ser convertidos en privados por capricho de un burócrata insensible cuyo personal perruno tuvo la ocurrencia de involucrar al gobernador Carlos Joaquín González, al asegurar que eran sus instrucciones –¿a control remoto?–, pero el mandatario no se encontraba en el evento y no se le habría ocurrido esa falta de respeto cometida por Eduardo Ortiz Jasso.

Rafael Briceño es un reportero con más de 30 años de trayectoria y acostumbrado a distinguir los eventos públicos, sobre todo cuando hay invitación formal para darles cobertura. Pero además ese evento tenía dos ingredientes que lo convertían en público, al ser efectuado en el Centro Internacional de Negocios y Convenciones y al contar con la presencia de funcionarios estatales, entre ellos Rosa Elena Lozano Vázquez, Secretaria de Desarrollo Económico.

El reportero entrevistaba a Sergio Hinojosa Ramírez –consultor internacional del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)–, cuando empezó su desalojo por instrucciones de Eduardo Ortiz Jasso, ya que estaba por comenzar un curso.

Si un funcionario quiere tener eventos privados, pues sus actividades no deben ser incluidas en la agenda gubernamental y lo recomendable es que rente una palapa en las cercanías de Calderitas para que ningún reportero les incomode.

Eduardo Ortiz Jasso tendrá que explicar el tema de su inhabilitación por cinco años en su etapa como funcionario del Ayuntamiento de Benito Juárez (Cancún) y está obligado a evitar actos de prepotencia, impidiendo la labor de reporteros altamente profesionales como Rafael Briceño.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios